Finalizamos el primer semestre del 2023, periodo en el que se declaró el final de la pandemia por Covid-19, dentro de un trienio que ha sido un reto en sí mismo. Atravesamos por una coyuntura sanitaria que cerraría las economías globales al grado de detener la producción global de bienes y servicios. Un periodo que originó cambios en muchos sectores productivos y el de inversiones no fue la excepción. 

Comúnmente se dice que las personas no son adversas al riesgo, sino a las pérdidas. Por desgracia, la región de Latinoamérica ha experimentado en el último siglo fuertes crisis que han llevado a las personas a perder parte de su patrimonio y con ello su confianza en los sistemas financieros de la zona, llevando a varias generaciones a actuar con alta desconfianza en el sector y optando por sistemas informales de ahorro e inversión. 

Sin embargo, la dinámica generacional cambia con el pasar del tiempo, es así como las generaciones más jóvenes pasan por un proceso y percepción completamente diferentes hacia las finanzas y la creación de patrimonio. En este sentido, su experiencia con el sector financiero puede comenzar de manera más amigable y ágil gracias a los avances tecnológicos. 

¿Te perdiste este texto de la Escuela Bancaria y Comercial?: Estrés financiero: diagnóstico, prevención y tratamiento

Para darnos una idea de la evolución en el ecosistema de las inversiones en México, en marzo 2020, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) reportaba un total de 347 mil cuentas de inversión abiertas en el sector de casas de bolsa. Para marzo de 2023, esta cifra ascendió a 5.44 millones de cuentas (5,435,299). Un cambio de +1,465% en el número de cuentas de intermediación bursátil. 

La estadística no se queda ahí, ya que el sector de inversiones es tan extenso que aparte de casas de bolsa, participan actores como operadoras de fondos de inversión, asesores en inversiones, bancos, entre otros más.

Las inversiones son un tema que se ha hecho de dominio popular en los últimos años y lo queramos o no, poner a trabajar nuestro dinero debe de ser visto como algo habitual. 

No te vayas sin leer: Para invertir necesitas mucho dinero: la verdad detrás del mito

La realidad es que no hay que ser un economista genio o un magnate en los negocios para comenzar a invertir. Sin importar tu edad, ocupación o conocimientos financieros, te comparto en 5 pasos, lo que debes de saber al comenzar este emocionante camino, para que seas el Checo Pérez de las inversiones:

1. Conócete como piloto

Lo primero es tener la iniciativa para hacerlo, pero posterior a ello, debemos realizar un presupuesto: identifica cuánto ganas, cuánto gastas y en qué. A partir de eso sabrás tu situación financiera y cuánto puedes dedicar para comenzar a invertir.

Será importante definir nuestros objetivos y sus diferentes plazos. Alguna vez te has preguntado ¿a dónde le hubiera gustado viajar a tu “yo” del pasado?, ¿qué le hubiera gustado estudiar?, o ¿cómo sería su casa ideal? 

Hoy tienes las riendas para decidirlo y realizarlo. Dentro de nuestros objetivos puede estar comprar nuestro primer departamento, adquirir el automóvil que deseamos, estudiar lo que nos apasiona, iniciar nuestro propio negocio o simplemente irnos a unas largas vacaciones.

Define qué tipo de inversionista eres: conservador, moderado o agresivo. No hay una respuesta correcta o incorrecta, esto irá en función de qué tanto conozcas sobre inversiones y qué tan cómodo te puedas sentir viendo resultados desfavorables. 

Con base en tu situación financiera, objetivos y perfil, define el plazo, rendimiento, riesgo y liquidez de tus inversiones. Para ello puedes apoyarte de las siguientes preguntas: 

  • ¿En cuánto tiempo voy a ocupar el dinero? (plazo)
  • ¿Cuánto quiero ganar a partir de mi inversión? (rendimiento)
  • A partir del rendimiento que quiero ganar, ¿cuánto riesgo estoy dispuesto a aceptar para alcanzarlo? (recordemos que cuanto más se mueva el valor de una inversión, mayor rendimiento potencial puedo tener; pero mayor riesgo al que puedo tolerar dentro de mi inversión, también puede traerme noches de insomnio. Por ello, si somos inversionistas conservadores lo mejor será comenzar con instrumentos de bajo riesgo e irlos incrementando conforme avancemos en experiencia).
  • ¿Cuánto tiempo debe pasar para que tenga disponible mi dinero? (liquidez)

Aprende más aquí: El ABC para invertir en bolsa

2. Conoce los circuitos

Azerbaiyán puede ser considerado la casa de Checo Pérez, incluso por encima del Autódromo Hermanos Rodríguez. ¿Por qué es mejor en un circuito callejero que en uno de autódromo? Simplemente porque se siente más cómodo en él, lo mismo sucede en los mercados financieros, debemos encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades y perfil de inversionista. 

Es una realidad que todos deseamos hacer crecer nuestro patrimonio y lograr la tan mencionada libertad financiera, aquella condición que nos permita vivir sin preocupaciones económicas e incluso nos pueda dar uno que otro gustito, pero ¿en qué invertir? ¿Bonos, acciones, divisas, crowdfunding, criptomonedas? 

Elige qué mercado e instrumento se adecúa más al riesgo que deseas para tu inversión, recuerda que hay opciones desde inversiones bancarias, deuda corporativa o gubernamental, hasta capitales como acciones, ETFs y fibras, o instrumentos y mercados más complejos como divisas, CFDs, crowdfunding, entre otros. 

Lo ideal es que comiences con inversiones conservadoras como son las bancarias o programas como cetes directo, para que conforme te vayas habituando a la mecánica de los mercados financieros puedas incursionar en instrumentos más sofisticados.

Checa esto: ¿Por qué dicen que invertir en Cetesdirecto es fácil y seguro? Te explicamos a detalle

3. Conoce a tu escudería

Basado en el mercado elegido, busca al intermediario financiero que mayor valor te brinde por tus inversiones, analiza su reputación, proceso para abrir un contrato, herramientas para depositar tu dinero, así como para retirarlo, productos y servicios adicionales ofrecidos, entre otros (recuerda que tu intermediario financiero debe cumplir con tus expectativas). 

Si es un intermediario mexicano, opta por aquellos que estén autorizados por Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), estén regulados por CNBV y se encuentren en su Padrón de Entidades Supervisadas. 

Si son extranjeros, opta por locaciones que tengan regulaciones robustas. (¡Ojo!, si sospechas que podría ser fraude, busca otro intermediario que tenga mayores candados en términos de regulación y reputación).

Una vez que eliges al intermediario financiero, ponte en contacto con él para aclarar tus dudas previo al envío de documentos y la firma de un contrato; revisa sus costos por operación, comisiones, saldo mínimo en la cuenta, funcionalidad de su plataforma e incluso puedes solicitar su guía de servicios, contrato y la información referente a sus diferentes documentos legales. No escatimes en la información, si tienes dudas, siempre es mejor preguntar. 

Envía tus documentos, revisa muy bien que los datos del contrato o convenio estén correctamente llenados y con las condiciones claramente establecidas, una vez revisado todo esto puedes firmar el contrato.

4. Pon a punto el monoplaza

Ya que has firmado tu contrato, te asignarán credenciales para la consulta de tus inversiones. Con esta información es hora de agregar fondos a tu cuenta de inversión, dependiendo del intermediario financiero, usualmente será mediante una transferencia bancaria, pero también puedes tener la opción de domiciliar un depósito recurrente de fondos (esto te ayudará en la constancia de las aportaciones). 

Algunos intermediarios internacionales permiten hacer transferencias de fondos, cargos directamente a tu cuenta de débito o crédito, o abonos mediante wallets en criptomonedas.

5. Comienza la carrera (a diferencia de la Fórmula 1, aquí es una carrera de constancia no de velocidad)

Ya que agregamos fondos a nuestra cuenta de inversiones, podemos comenzar a comprar instrumentos. Recuerda que, dependiendo del mercado y tipo de instrumento, el horario podría estar restringido.

Es importante darle seguimiento a nuestras inversiones en función del riesgo que tengan (no queremos encontrarnos con sorpresas), por lo que entre mayor riesgo o volatilidad tengan, será mejor tenerlas vigiladas más de cerca, con el fin de darles un seguimiento más oportuno y tomar decisiones en caso de ser necesario.

Este seguimiento puedes hacerlo tan recurrente como lo desees, hay personas que les gusta ver cómo se mueven los mercados de manera diaria, otras más que prefieren hacerlo de manera semanal, bimestral o hasta anual. 

Recuerda que las inversiones no son estáticas, puedes adaptarlas conforme a su desempeño o tus objetivos, dentro del camino de inversionista no hay dos personas iguales, por lo que los plazos, riesgos y rendimientos requeridos pueden variar de persona a persona, no necesariamente debes invertir igual que tu coequipero. Y lo más importante: disfruta, aprende y conócete.

¿Te perdiste este artículo?: 5 errores comunes al invertir

Tip de corredor a corredor: no por querer ganar la vuelta rápida pongas en riesgo la carrera

El dinero fácil no existe, debes de tener mucho cuidado con las estafas. ¿Cómo identificarlas? 

Desgraciadamente, estas existen desde la creación del comercio, lo más decepcionante es que los estafadores recurren a la ignorancia o confianza de las demás personas para generar dinero para ellos mismos. 

Dentro de los esquemas fraudulentos a los que más se recurren en término de inversiones, han sido los esquemas ponzi y las pirámides; ya que estas estructuras permiten dotar de credibilidad y “generar” rendimientos a los inversionistas. 

Dentro de los primeros signos que podemos observar en las estafas, es el pago de altos rendimientos (primera red flag), y no es que en las inversiones no se puedan lograr altos retornos. Sin duda, con una buena lectura de los mercados, análisis y paciencia, es posible, la diferencia es que las estafas lo dibujan como un panorama simple de realizar.

Usualmente una segunda red flag, es un producto novedoso, que casualmente a nadie se le ha ocurrido, ni los grandes inversionistas han visto, la panacea de las inversiones: algoritmos, flores de la abundancia, apuestas deportivas, robots de inteligencia artificial, minería de operaciones. Por lo regular tienen un costo de afiliación.

Tercera red flag, tener que invitar gente para poder obtener ganancias, esto es muy común en las estafas, ya que con el dinero que empieza a entrar de los nuevos “reclutas” se le pagan las ganancias a los “inversionistas” previos. Generando credibilidad y confianza en la supuesta inversión, así los primeros inversionistas podrán hacer marketing de voz en voz contando sus experiencias de cómo cobraron los altos rendimientos desde que entraron a la supuesta inversión dorada.

Recuerda que no todo lo que brilla es oro, por lo que te recomiendo que siempre seas precavido, pongas tu dinero en intermediarios regulados y si desconfías de algo, siempre puedes optar por otras alternativas. Acércate a los expertos, solicita apoyo y elige la mejor opción. 

*Juan Carlos Cruz Tapia, Docente de la Escuela Bancaria y Comercial y especialista en educación inversiones. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

México déficit comercial
5 cosas en las que no debes gastar si quieres ser rico
Por

Construir riqueza a largo plazo generalmente significa tomar decisiones inteligentes con tus finanzas. Estos son factore...