Datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) arrojan que de cada 10 mil personas de la Población Económicamente Activa (PEA) solo 35 invierten directamente en la Bolsa; mientras que, en Estados Unidos por cada 100 personas de la PEA, 60 invierten. ¿Sorprendente, no?

Hoy más que nunca es importante desarrollar una cultura de la administración de nuestro dinero para no quedarnos cortos a media quincena, conseguir que el ahorro sea una meta alcanzable y para después dar el gran paso: invertir.

Contrario a lo que se cree, recorrer ese camino no es imposible. Pero antes hay que eliminar mitos que solo sirven para perpetuar el temor y no dejarnos avanzar. En Forbes México entrevistamos a Gerardo Aparicio, director de la Escuela Bolsa Mexicana, para conocer la verdad detrás de 4 mitos de invertir:

  1. Se necesita tener mucho dinero para invertir
  2. Hay que saber de inversiones para entrar a ese mundo
  3. Invirtiendo me puedo hacer millonario en poco tiempo
  4. Puedes perder todo tu dinero invirtiendo en la Bolsa

Veamos el primero, solo una advertencia: aquí vamos a decirte claro y sin reservas lo que no es verdad, pero también lo que definitivamente se requiere para convertirte en un gran inversionista. Y sabemos que tú tienes madera por el simple hecho de estar leyendo esto ¿Te quedas hasta el final de esta serie?

¿TE PERDISTE? Cómo ser rico

  1. Se necesita tener mucho dinero para invertir

Aunque no es verdad que para poder invertir se requiere tener grandes cantidades de dinero, sí es cierto que previamente se necesitan dos cosas: identificar con claridad tus ingresos y gastos, y aprender a guiarte con un presupuesto que te permita destinar cierta cantidad al ahorro y no ahorrar lo que sobre, porque de hecho nunca sobra.

Tener un colchón de ahorro te dará la tranquilidad de enfrentar emergencias, por lo que naturalmente ese capital no se puede invertir. Es necesario hacer crecer esa cantidad poco a poco para entonces sí, destinar ese excedente a una inversión que te genere más riqueza.

El consejo de Gerardo Aparicio en este punto es determinar para qué quieres ahorrar o invertir. Esa certeza te mantendrá enfocado y te dará la disciplina que requerirás como inversionista.

“La inversión es un acto virtuoso de la persona y todo acto virtuoso requiere de 3 elementos: conocimiento, disciplina e identificación de oportunidades. Teniendo clara la respuesta de para qué invertir, será una actividad mucho menos compleja de lo que podría parecer”, afirma.

¿Qué opciones tengo si cuento con 100 pesos, mil, 10 mil o 100 mil pesos para invertir?

Esta es una duda muy frecuente y esperamos que las respuestas del director de la Escuela Bolsa Mexicana te motiven a invertir este año:

Si tienes 100 pesos, Cetes Directo es un mecanismo idóneo de inicio de ahorro e igualmente están los fondos de inversión que no te piden una cantidad mínima para aperturar una cuenta, incluso puedes aperturarla sin ponerle un solo peso y tenerla lista cuando lleguen los recursos que vas a destinar a esa inversión. ¿Sabías esto?

Para quienes tienen 10 mil pesos disponibles para invertir la sugerencia es procurar una cartera de inversión un poco más diversificada sin olvidar los instrumentos que genera el gobierno (Cetes), es decir, los instrumentos de deuda que le dan una fortaleza relevante a una cartera de inversión. En ese sentido, el tip de Gerardo Aparicio es destinar un porcentaje importante, entre 20 y 30%, a instrumentos de mayor variabilidad.

Recomendar un instrumento más riesgoso a un inversionista que tiene 10 mil pesos se debe a que seguramente esta persona no solo querrá que el rendimiento le pague la tasa inflacionaria, sino que buscará un poco más y eso solo lo conseguirá destinando una cantidad a instrumentos de renta variable.

“Aquí ya tendrías la posibilidad de hacer algunas inversiones tanto en el mercado local como en el mercado global. En México tienes 150 empresas listadas en Bolsa, en el mercado global tienes más de 1200 activos que puedes comprar, incluso puedes pensar en Google o Apple, cada una de estas emisoras te cuesta 60 mil pesos. Lo interesante es saber que, en muchas otras canastas de valores, a partir de 1500 pesos estarías comprando a lo mejor las 500 empresas más importantes de EEUU y me corto una mano si no tienes rendimiento al termino del año. Un volumen de 10 mil pesos te permite invertir en este tipo de canastas de renta variable donde seguramente el rendimiento se puede maximizar”, explica Gerado Aparicio.

TE INVITAMOS A LEER: El efecto Coronavirus: mexicanos ahorran más y piden menos crédito

Finalmente, si cuentas con 100 mil pesos para invertir, lo idóneo es entrar a instrumentos de mayor variabilidad (más riesgosos) con bancos o instituciones financieras que te generen un rendimiento mayor, aunque debes saber que en este tipo de inversiones los plazos normalmente son medios o largos para cumplir los objetivos.

En la medida en que adquieras instrumentos más sofisticados, no solo el dinero será lo importante sino también tener cierto grado de conocimientos. Imagina que a la mañana siguiente de haber hecho tu inversión de 100 mil pesos consultas tu cuenta ¡y ves que tienes solo 98 mil pesos! Esa impresión puede ser suficiente para querer tu dinero de regreso.

“A veces pasa que no hemos comprendido bien que hay comisiones de por medio, que en los primeros momentos las pagas por adelantado, pero una vez que vaya retomando su cauce o su actividad ese portafolio, vas a ir viendo que llegarás a un punto de equilibrio, recuperarás lo que invertiste y poco a poco irás viendo que se cumple con el rendimiento prometido a través del desempeño histórico del instrumento”, señala el especialista.

Llegados a este punto, estamos listos para abordar el segundo mito: Hay que saber de inversiones para entrar a ese mundo. No te pierdas mañana qué hay de cierto detrás de esa creencia.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Infonavit
¿Tu deuda con Infonavit sube y sube? Mira porqué y cómo solucionarlo
Por

Conoce el origen del “efecto de bola nieve” cuando se trata de pagar un crédito Infonavit y qué solución puede haber....