Los servicios vivos, esas aplicaciones adaptadas a las necesidades de los usuarios, facilitarán aún más la toma de decisiones, las comunicaciones y el entretenimiento.

 

La próxima ola de disrupción digital será la de los servicios que “cobran vida” para predecir y reaccionar a las necesidades y las circunstancias cambiantes de los consumidores. Estos servicios serán impulsados por las expectativas del cliente, desdibujarán las fronteras de las industrias y estarán habilitados por la internet de las cosas y análisis de gran alcance.

Actualmente son recurrentes cuestionamientos sobre cómo serán los servicios bancarios dentro de algunos años o cómo colaboraremos con todos los distintos proveedores que mantienen en funcionamiento nuestros hogares. Estas preguntas, entre muchas otras, comienzan a tener respuesta a través de las capacidades y desarrollos tecnológicos que vemos suceder en nuestro entorno y de los que somos parte.

PUBLICIDAD

En la era de los servicios vivos –aplicaciones adaptadas para flexibilizarse según las necesidades reales de los usuarios– que estamos comenzando a vivir, seremos testigos de cómo los objetos, a través de sensores, aprenderán sobre nuestras vidas y automatizarán acciones y tareas que provocarán que la toma de decisiones sea más fácil, las comunicaciones más ordenadas y el entretenimiento más accesible. Los servicios vivos se comunicarán con nosotros, nos conocerán, nos proporcionarán entretenimiento, asistencia y protección en tiempo real.

Estamos frente a una gran transición de servicios aislados y diseñados para satisfacer fines específicos, hacia la posibilidad de servicios integrados que, aunque son masivos, serán también completamente personalizados, la cual marcará un cambio revolucionario en la relación entre proveedores y usuarios, y que exigirá una mayor revaluación de las estructuras comerciales actuales.

Algunas de las implicaciones que tendrán los servicios vivos en nuestras vidas, son:

  1. Nuestros cuerpos: La creciente popularidad de los dispositivos portátiles inteligentes es sólo el comienzo de un viaje hacia la gestión total del cuerpo humano, la vigilancia continua de la salud y el tratamiento predictivo y personalizado.
  2. Nuestras finanzas: Los bancos y las compañías de seguros serán más útiles en nuestras vidas cotidianas por medio del asesoramiento y el soporte continuo en las decisiones y desafíos que enfrentamos todos los días.
  3. Nuestros hogares: La fusión de dispositivos inteligentes guiará en última instancia nuestras vidas y estimulará el bienestar y calidad de vida de nuestras familias.
  4. El futuro de los viajes: Los automotores inteligentes sin conductor o los trenes conectados se integrarán a nuestra forma de viajar acompañándonos, no solamente como transportes, sino como guías o consejeros de viaje.
  5. Nuestra vida laboral: Las compañías personalizarán nuestros desafíos y carga laboral para que se adapten a las capacidades personales y a las prioridades cambiantes del entorno de negocios actual.
  6. Nuestra experiencia de compra: Los comercios minoristas crearán una versión digital de la atención al cliente tradicional para integrarse de una forma más profunda a las elecciones e intereses de nuestro estilo de vida de manera personalizada.
  7. Nuestras empresas: Las empresas ofrecerán a los clientes servicios altamente personalizados y rediseñarán de forma integral sus estructuras operativas y sus enfoques de ventas.

El entorno en el que vivimos continuará cambiando hacia uno más inteligente, que a través de la adopción de tecnologías digitales y la optimización de la infraestructura, nos volverá más ágiles, prácticos e informados; lo cual mejorará nuestra calidad de vida y maximizará nuestro perfil productivo.

 

Contacto:

Twitter: @luizferezin

Twitter: @Accenture_MX

Facebok: Accenture en México

Página web: accenture

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Un coloso inmobiliario se instala en el Caribe
Por

Con una inversión de más de 100 millones de dólares entre el Hotel Real InterContinental y el Roble Corporate Center, el...