Los emprendedores deben estar listos para enfrentar problemas financieros y operativos, y existen siete rubros que pueden marcar la diferencia entre el éxito y el cierre de una empresa. 

 

 

Iniciar un negocio es una tarea difícil que conlleva muchas interrogantes. Lograr que un producto o servicio se conozca y a la larga se posicione y crezca requiere planeación, pero también prevención ante los riesgos.

PUBLICIDAD

Raúl Figueroa y Ángel Cruz, especialistas de PwC, explican que existen factores de riesgo endógenos (internos) y exógenos (externos) que pueden afectar el rumbo económico de una Pyme (pequeña y mediana empresa). Los primeros se deben a cambios en las estructuras de departamento o una mala gestión de la directiva; los segundos son factores como el clima, la inflación, cambios políticos, entre otros.

“Cuando no se tienen los elementos suficientes para prevenir o los riesgos no son evaluados es cuando viene el colapso de la empresa. El riesgo es más grande para un emprendedor”, dice Raúl Figueroa, especialista en auditorías y solución de servicios integrales de PwC.

Según los especialistas, existen varios tipos de riesgos que en general afectan a los emprendedores y las Pymes:

  • Estratégicos: Falta de capacidad de la empresa para protegerse o adaptarse a los cambios que puedan venir.
  • Cumplimiento: Leyes y regulaciones que no se tomaron en cuenta.
  • Financieros: No se midió bien la deuda adquirida. Se habla de falta de liquidez o apalancamiento.
  • Operacionales: Falta de estructuras de control interno en las organizaciones.
  • Ambientales: No cumplir con los requerimientos establecidos por la ley sobre medio ambiente, como emisión de contaminantes.
  • Tecnología de la información: Falta de manejo en la información y la prevención de amenazas.
  • Recursos humanos: La mala gestión en la selección y ubicación de los empleados.

Es común que el emprendedor o la Pyme se olviden de los riesgos al interesarse solamente por posicionar su marca o servicio. Un ejemplo de riesgo financiero es el simple hecho de revisar el buzón tributario. Olvidarse de checarlo a diario puede causar graves daños a la empresa.

Otra prueba de un riesgo financiero que no atienden las empresas y que puede parecer insignificante, es la capacitación del personal para la parte de nómina y de seguridad social.

“Muchas veces los encargados esa área ponen a un asistente a realizar dicho trámite, pero como no está perfectamente capacitado y como desconoce los procedimientos, no realiza el pago correspondiente y las multas no tardan en llegar. No saber el cumplimiento de obligaciones fiscales puede hasta acabar con una Pyme”, plantea Ángel Cruz, especialista de Impuestos Corporativos de PwC.

 

Prevenir, detectar  y arreglar

Ante estos peligros, los especialistas de PwC recomiendan una Matriz de Riesgos, que en términos generales identifica los diferentes tipos de riesgo que se tengan, los clasifica y aplica los controles que mitiguen el mismo. La realización efectiva de este proceso permite hacer comparaciones subjetivas en diferentes proyectos, áreas y procesos de la empresa.

“El 95% de las empresas nuevas pierden o cierran por falta de una buen planeación y análisis de riesgos”, según un estudio del Tec de Monterrey.

Los especialistas sugieren controles que se aplican en la Matriz de Riesgos para contrarrestar o mitigar los riesgos:

  • Preventivo: Se anticipa al problema.
  • Directivo: Se hacen revisiones periódicas.
  • Correctivo: Un control a raíz de que ya se tiene el problema.

Para Gonzalo Abascal, director general de Linko, empresa especializada en instituciones financieras para cuidar la experiencia de los clientes, la Matriz de Riesgos es fundamental para hacer crecer una empresa.

“Los emprendedores difícilmente crean una gestión adecuada de riesgos porque están más concentrados en generar un producto y en vender. Es difícil que en las primeras etapas de una empresa, el emprendedor se ponga a pensar en cosas como una Matriz de Riesgos”, enfatiza Abascal.

Además, este emprendedor que comenzó con su empresa hace 12 años, expone cinco puntos para que un emprendedor o Pyme logre el éxito.

  • Aprender
  • Rodearse de gente más capaz que uno
  • Orden y sentido común
  • Calendarización fiscal
  • Un plan escrito para saber qué hacer ante los riesgos (Matriz de Riesgos).

“Es importante desde el principio tener claro cuáles pueden ser tu talón de Aquiles. Analizar cuáles son los puntos débiles que pueden reventar tu empresa, porque ahí están tus riesgos principales”, finaliza Abascal.

Los riesgos existen para todas las Pymes y para los emprendedores incluso pueden llegar de donde menos se espera: como un empleado clave, la dependencia de un cliente en particular o que un producto o servicio no se entregue a tiempo.

La solución para mitigar o prevenir los riesgos no es sencilla, pero enfocarse en los detalles, prevenir y atacarlos de forma rápida podría salvar la vida de una Pyme.

 

Siguientes artículos

BofA busca acuerdo de 13,000 mdd por caso de hipotecas
Por

El banco estadounidense había ofrecido anteriormente cerca de 12,000 millones de dólares para poner fin a la investigaci...