Desde los primeros meses de su gestión, el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió con el representante de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) para entablar acuerdos en términos de crecimiento económico estatal, inversión y seguridad; sin embargo, en las últimas semanas se han detonado varias inconformidades por mandatarios locales respecto al presupuesto que se le pretende asignar a los estados.

A pesar de que la relación entre el ejecutivo y los gobernadores está ligado a el sistema presidencialista federal de México, la distribución del presupuesto a las entidades es un factor clave para la dinámica entre estos dos entes, explicó Nicolás Loza Otero, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

La disposición de los recursos es un aspecto que le permite al gobierno federal entablar relaciones con los gobernadores, pero López Obrador centralizó muchas acciones, “eliminó moches y a la vieja usanza priista pide disciplina” a los mandatarios locales, explicó.

TAMBIÉN LEE: Preocupa a Coparmex la reasignación de recursos en PEF 2020

Cerrar filas

En mayo, López Obrador se reunió con Francisco Domínguez Servién, presidente de la Conago y gobernador de Querétaro, para pactar una acuerdo “por la concordancia”, en el cual se entabló una coordinación entre mandatarios locales, empresarios y trabajadores para combatir la corrupción, impulsar crecimiento económico, la seguridad y el abatimiento de la pobreza.

Para octubre, la Conago se volvió a reunir con el ejecutivo para asegurar que los recursos previstos en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 “se respeten las participación y aportaciones en términos reales más la inflación”, de acuerdo con Domínguez Servién.

Tras la publicación del proyecto del PEF 2020 se suscitaron algunas diferencias, como la del 22 de octubre, donde un grupo de alcaldes se manifestó a las afueras de Palacio Nacional en reclamo de mayor presupuesto, aunque fueron rociados con gas lacrimógeno para su disolución debido a que “intentaron meterse por la fuerza”.

Ante ello, López Obrador lamentó los hechos, los cuales consideró como una provocación. También los exhortó a bajar los sueldos de los funcionarios e implementar medidas de austeridad para obtener más recursos.

Recorte a los estados en términos reales

El ramo de participaciones a estados y municipios tendrá un presupuesto de 951,454.8 millones de pesos, el cual tiene un incremento de 7,184.2 millones con respecto al previsto para 2019, es decir, un 0.3% más, de acuerdo con el PEF 2020 aprobado por el pleno legislativo en San Lázaro.

Sin embargo,“el presupuesto para los estados está por debajo de la inflación, lo que significa en términos reales que tienen menos dinero para estados y municipios”, refirió Loza Otero.

El presupuesto para las reasignaciones, mejor conocido como “fondo de los moches”, se dio por 131,477 millones de pesos, lo cual representa un aumento del 0.1% del propuesto originalmente.

Centralización

La opción de los estados obtener más recursos es a través de la “bolsa de los moches”, una “parte negociable que se ha utilizado como zanahoria o garrote” según sea el caso, pero esa bolsa en presupuestos anteriores era del 4%, ahora es de menos del 1%, explicó Loza Otero.

De este tamaño es la centralización, no sólo de los recursos, sino de quien decide a dónde se van y cómo se utilizan. No es que los estados dejen de recibir recursos, sino que ahora el presidente decide en dónde se utilizarán, agregó.

Quitar los “moches” va a eliminar esa práctica corrupta, pero centralizar los recursos no habla de que se genere una práctica más honesta y gasto eficiente del gasto, delineó.

“En términos de teoría de las intuiciones suele ser más peligroso que un sólo ente ejerza o tome muchas decisiones, a que lo hagan muchos entes que se controlan entre sí; por efecto de la competencia partidista se vigilan el uno al otro”, abundó el experto de Flacso.

Rebelión

Explicó que del crecimiento económico que tenga el país y de cómo fluyan los recursos, dependerá el comportamiento de los gobernadores para el próximo año.

“Si la economía mexicana sigue con un crecimiento cero, se va a traducir en el siguiente presupuesto y vamos a ver que algunos conflictos que se pudieron silenciar o posponer van a aflorar”.

 

Siguientes artículos

fox-cannabis
‘¿Qué me puede preocupar gente opositora de ese tipo?’: Desestima AMLO críticas de Fox
Por

Recordó cuando enfrentó un juicio de desafuero durante el gobierno de Fox y reiteró su acusación al expresidente de habe...