La Procuraduría General de Panamá ordenó el allanamiento de las oficinas del bufete de abogados Mossack Fonseca como parte de las investigaciones por los sobornos de la constructora Odebrech.

En un comunicado, Mossack Fonseca dijo que está cooperando en diversas diligencias y siempre tendrá como prioridad cooperar con las investigaciones que están realizando entidades regulatorias a nuestra compañía, no obstante, rechazó la acción de la Procuraduría.

 

Tras el allanamiento, Ramón Fonseca Mora y Jurgen Mossack acudieron a declarar a la oficina del Ministerio Público para enfrentar las imputaciones. Y de acuerdo con medios locales, ambos abogados fueron pasaron la noche en instalaciones de la policía judicial.

PUBLICIDAD

Elías Solano, uno de los abogados del bufete, dijo a la prensa panameña que Fonseca Mora, exministro consejero del gobierno del presidente Juan Carlos Varela, y Mossack continuarán este viernes la indagatoria.

Puedes leer: Siguen los estragos de los Panama Papers

“En los más de 10 meses que lleva esta indagatoria, originado por un delito sospechosamente no investigado cometido en contra de nuestra firma, no han presentado una sola evidencia que nos muestre culpables”, dijo Mossack.

A su llegada a la fiscalía, Fonseca habría dicho que lo trataban de utilizar como “chivo expiatorio” para distraer la atención y no investigar a fondo los sobornos de Odebrecht.

La Fiscalía de Panamá acusó en enero a 17 personas por tener vínculos con los sobornos pagados por Odebrecht en el país, en el marco de una investigación que involucra al país centroamericano y a Suiza. El caso de corruipción ha alcanzado incluso al presidente panameño, quien ha sido señalado por supuestamente recibir dinero para su campaña electoral.

Varela negó los señalamientos y en respuesta pondrá a disposición los documentos que muestran las donaciones privadas que recibió como candidato presidencial en las elecciones generales de 2014.

“Se han girado providencias de indagatorias y formulación de cargos a 17 personas, de los cuales hay tres exfuncionarios, ocho empresarios panameños, cinco empresarios extranjeros y un oficial de la banca privada (local)”, dijo Porcell en una rueda de prensa.

El 13 de abril de 2016, la fiscalía de Panamá allanó las oficinas del despacho Mossack Fonseca, para realizar una inspección y registro luego de que se filtraran 11 millones de documentos en los Panama Papers al diario alemán Süddesutsche Zeitung, en el que se destaparon casos de evasión fiscal.

Las autoridades indicaron que entraron a las oficinas para obtener documentos relacionados con los Panama Papers.

La investigación realizada por varios medios cubre casi 40 años de diversos casos y revela que algunas firmas domiciliadas en paraísos fiscales habrían sido utilizadas para el lavado de dinero, el tráfico de armas y drogas y la evasión de impuestos.

 

Siguientes artículos

muro-frontera
Muro de Trump costará 21,600 mdd; construcción tardaría casi 4 años
Por

De acuerdo con un reporte interno del Departamento de Seguridad Nacional, el costo está muy por encima de los 12,000 mdd...