Si bien los precios de los productos básicos disminuirán 21% respecto al año pasado, continuarán muy por encima de sus niveles promedio del período 2015-2019, eso representa un riesgo para el descenso de la inflación y para la seguridad alimentaria, en un contexto en el que el escenario se podría agravar por los conflictos geopolíticos en Medio Oriente, advirtió el Banco Mundial.

De acuerdo con lo planetario en el documento “Perspectivas de los mercados de productos básicos”, entre mediados de 2022 y mediados de 2023, los precios mundiales de las materias primas disminuyeron casi 40%, lo que contribuyó a impulsar la mayor parte de la reducción de aproximadamente dos puntos porcentuales de la inflación mundial entre 2022 y 2023. 

Sin embargo, desde mediados de 2023, el índice de precios de las materias primas del Banco Mundial se ha mantenido esencialmente sin cambios y suponiendo que no se produzcan nuevos brotes de tensiones geopolíticas, las previsiones del organismo prevén una caída de sólo 3% en los precios mundiales de las materias primas en 2024 y de 4% en 2025. 

Ese ritmo hará poco para contener la inflación que se mantiene por encima de las metas de los bancos centrales en la mayoría de los países y mantendrá los precios de las materias primas alrededor de un 38% más altos que en promedio en los cinco años anteriores a la pandemia por Covid-19.

Además, añadió el Banco Mundial, se estima que la caída de los precios no brindará demasiado alivio a los casi 350 millones de personas de todo el mundo que sufren inseguridad alimentaria, ya que si bien se prevé que los precios de los alimentos caerán 8% en 2023, serán los segundos más altos desde 1975. 

A esto se suma que desde febrero de este año, la inflación anual de los precios de los alimentos se ubica en 20% en todo el mundo, el porcentaje más alto de las últimas dos décadas y en términos reales, los precios de los alimentos seguirán manteniéndose en uno de los niveles más altos de las últimas cinco décadas. 

En este contexto, el economista jefe y vicepresidente senior del Grupo del Banco Mundial, Indermit Gill, advirtió que no alcanzar metas de inflación implica que las tasas de interés podrían seguir siendo más altas de lo que se espera actualmente este año y el próximo.

Esto en un momento en el que el mundo se encuentra en un punto vulnerable, donde un shock energético importante podría debilitar gran parte del progreso en la reducción de la inflación en los últimos dos años.

En este sentido, el organismo internacional destacó que el aumento de las tensiones geopolíticas mantiene la presión alcista sobre los precios de las principales materias primas y aviva el riesgo de movimientos bruscos de precios.

Precisó que una escalada del conflicto en Oriente Medio podría hacer subir los precios del gas natural, los fertilizantes y los alimentos, ya que la región es un proveedor crucial de gas, pues 20% del comercio mundial de gas natural licuado (GNL) transita por el Estrecho de Ormuz. 

“Si se interrumpiera el suministro de GNL, los precios de los fertilizantes también aumentarían sustancialmente, lo que probablemente elevaría los precios de los alimentos”, apuntó el Banco Mundial.

Ante este escenario, una de las propuestas del organismo es que los gobiernos eviten aplicar restricciones comerciales y protejan a sus ciudadanos más pobres mediante programas de apoyo a los ingresos, en lugar de establecer controles de precios.


Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Inspírate, descubre y comparte. ¡Síguenos y encuentra lo que buscas en nuestro Instagram!

 

Siguientes artículos

México-comercial-empresarios
Aranceles limitarán comercio desleal, pero desalentarán nearshoring: expertos
Por

De los sectores a los que se le impusieron aranceles hay tres en los que China tiene mayor peso que EU: textiles, calzad...