El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pretende reducir la meta de almacenamiento mínimo de gasolina, diésel y turbosina en nuestro país durante su sexenio.

La Secretaría de Energía (Sener) presentó un anteproyecto a la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) que consiste en disminuir la obligación de 13 a solo cinco días de inventarios de petrolíferos en los próximos seis años, establecida por el gobierno priista de Enrique Peña Nieto como parte de su Reforma Energética. Además, pidió a la Comisión librarse de la Manifestación de Impacto Regulatorio (MIR) sin consulta pública ni análisis para los participantes de la industria energética ante los cambios propuestos.

Aunque México apenas cuenta con tres días de almacenamiento, mientras que Estados Unidos e Italia cuentan 27 y 56 días respectivamente, para la dependencia encargada de la política energética esta reducción representa “un importante” ahorro para toda la cadena de valor.

“Esta modificación representa un beneficio para los sujetos obligados de la política pública vigente, al reducir los días de almacenamiento estratégico de hasta 13 a 5, para gasolina y diésel, y de hasta 13 a 3, para turbosina”, precisó la Sener en un documento comparativo entre la ley vigente y su propuesta.

La legislación actual establece que a partir del 1 de enero de 2020, los comercializadores y distribuidores deberán contar con un inventario de cinco días de almacenamiento mínimo de petrolíferos; ocho días para 2022 y 13 días hacia 2025.

Además, la dependencia que encabeza Rocío Nahle agregó en el documento que se beneficiaría a las empresas permisionadas al posponer seis meses el inicio de la obligación con el fin de que estén “en las mejores condiciones” de cumplirla.

El nivel de inventarios de los combustibles en nuestro país es significativamente bajo en comparación con el resto de países miembros de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y frente a posibles contingencias locales y nacionales, advirtió la consultora Strategy&, filial de la firma PwC.

En enero de 2019, al menos ocho entidades del país, incluida la Ciudad de México, sufrieron por desabasto de combustible luego de que el gobierno mexicano cerró múltiples ductos, como parte de su estrategia contra el robo de gasolina y diésel, delito conocido como ‘huachicoleo‘. El problema incluso se agravó por compras de pánico derivadas de esta decisión.

Forbes México consultó a la Sener sobre el tema, pero no obtuvo respuesta.

Lee también: Almacenamiento de combustible, la apuesta privada por la seguridad energética

 

Siguientes artículos

Donald-Trump
EUA busca ventaja en acuerdo comercial con China
Por

Trump dijo a los reporteros en la Base Conjunta Andrews antes de viajar a Tuscaloosa, Alabama, que las conversaciones ha...