Por Edmar Ariel Lezama*

El argumento del presidente se basa en el hecho de que esa es la mejor forma para reflexionar sobre el suceso histórico, lo cual ayuda a entender el hecho y tomarlo como referencia para el actuar del día a día de los jóvenes mexicanos.

La propuesta de cancelación de fines de semana largos debe ser vista desde la óptica económica y educativa para poder entender el error presidencial que significa una propuesta de ese tipo.

Si nos enfocamos en lo económico, el sector turismo entre mexicanos y extranjeros viajando por el país, significa el 9% del total del PIB, es decir, de cada 100 pesos que se producen en México, 9 son aportados por turistas.

En un país en el cual el crecimiento estimado en 2019 es de 0%, resulta necesario alentar las actividades que puedan evitar la cancelación de empleos ante escenarios de crisis económica como la que se vive actualmente, por lo que resulta erróneo poner trabas al turismo local.

Si nos enfocamos únicamente en los viajeros mexicanos, los fines de semana largos significan el único momento en el cual pueden viajar, ya que México es de los países que menos días vacacionales otorga a sus trabajadores, por lo que cancelar ese asueto resulta en menor gasto de mexicanos viajeros.

Si pensamos en turistas extranjeros, el tema de la inseguridad en ciertas zonas del país es un factor que vuelve a México poco atractivo para ser visitado, lo cual se traduce en menor captación de divisas extranjeras, menor generación de empleo y nulo crecimiento.

Lo escrito en el párrafo anterior puede verse reflejado en las cifras de turismo para el primer trimestre de 2019, las cuales fueron decrecientes en 0.8%, lo cual está en concordancia con menos mexicanos viajando y extranjeros decidiendo no visitar el país.

Dejando de lado el tema económico y enfocándonos en materia educativa, el presidente cae en el error de que celebrar un día feriado es una fuerte influencia en la población para generar consciencia sobre el acto y no darle el peso real a la escuela pública en esos temas, ya que es justo en los centros escolares donde se aprende, reflexiona y hace consciencia sobre el pasado y la forma en que afecta al presente.

Sin lugar a dudas, la propuesta debe ser vista como un error en lo económico y que en el mediano plazo significará tasas negativas en el sector turismo, lo cual a la larga se verá reflejado en cancelación de empleos vinculados al sector.

 

*El autor es Coordinador del Programa Único de Especializaciones en Economía, tiene un Posgrado de la Facultad de Economía, UNAM.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

No te pierdas: Calderón defiende ‘puentes’ ante iniciativa de AMLO para quitarlos

 

Siguientes artículos

¿Vale la pena trabajar tan duro?
Por

Una de las principales diferencias intergeneracionales que enfrentamos hoy en día es la visión que se tiene sobre el sig...