Hoy en día se espera que los analistas de negocios sean generalistas (no especialistas), que sean capaces de traducir el análisis complejo en soluciones empresariales prácticas.

 

Por Viterbo H. Berberena González

Crear y desarrollar capacidades analíticas en los profesionales es un reto que se ha tomado muy en serio en algunos de los centros educativos más prestigiosos del país.

PUBLICIDAD

Las habilidades analíticas a las que se hace referencia se enmarcan en el contexto de la inteligencia analítica. Pero, ¿qué es la inteligencia analítica (IA)?

En términos pragmáticos se puede decir que es la capacidad que tienen los analistas de negocio de poder predecir lo que va a ocurrir antes de que ocurra, con la utilización de técnicas analíticas. Todo esto, con el propósito de actuar proactivamente ante los cambios en la economía y los mercados, y poder ser más eficientes y eficaces; en otras palabras, más competitivos.

Otra posible definición general, acerca de la inteligencia analítica, es que representa la intersección entre el análisis estadístico (entre muchos otros métodos), la gestión de datos y la planeación estratégica. En este tenor, las técnicas de modelación predictiva y de pronóstico ofrecen a las empresas nuevos conocimientos sobre las tendencias actuales y las oportunidades futuras. La analítica empresarial o analítica de negocio, proporciona soluciones para los problemas en finanzas, mercadotecnia, operaciones, y prácticamente en cualquier área del negocio donde existan datos (información).

La demanda de profesionales con capacidades de IA está creciendo rápidamente, tanto a nivel nacional como internacional. A medida que más empresas comienzan a ver la IA como un componente crítico de su estrategia y operaciones, la demanda de profesionales con este perfil seguirá en aumento. Esta extensión de la demanda conlleva la necesidad de reexaminar la manera en que formamos a los futuros analistas de negocio.

A finales del siglo pasado se esperaba que los analistas de negocio poseyeran un conocimiento teórico profundo de las matemáticas avanzadas, así como las técnicas analíticas subyacentes. Este enfoque tendía a ser de alcance limitado y existía únicamente como respaldo de las operaciones del negocio (back office functions). En consecuencia, muchas posiciones analíticas requerían un doctorado en estadística, en economía u otras áreas de conocimiento.

Debido a que los doctores están entrenados específicamente en la investigación, a menudo carecen de un amplio conocimiento empresarial, necesario para identificar la información procesable, que abarca múltiples áreas del negocio.

Si bien son fuertes en técnicas estadísticas y de análisis cuantitativo, los doctores a menudo están limitados en la experiencia técnica necesaria para recoger y manipular los datos y en las habilidades de comunicación, básicas para explicar los resultados a un público amplio y diverso, que son los tomadores de decisiones.

Hoy en día se espera que los analistas de negocio sean generalistas (no especialistas), capaces de traducir el análisis complejo en soluciones empresariales prácticas.

Los analistas modernos trabajan habitualmente en grandes equipos multifuncionales y multidisciplinarios, en que las habilidades interpersonales a menudo son tan valiosas como la capacidad técnica. Los analistas de negocios actuales requieren de una educación basada en un nivel de maestría.

En la siguiente tabla se presentan los puntos fundamentales que diferencian el modelo pasado de formación de especialistas con el modelo actual de formación de generalistas.

SAS-AnalistasNegocios_Página_2Para ser un miembro eficaz del equipo, el moderno analista de negocios debe poseer los conocimientos técnicos para recopilar datos, las habilidades cuantitativas para producir el análisis y la visión de negocios para ofrecer nuevos y atractivos puntos de vista a los tomadores de decisiones.

En la actualidad, las organizaciones están dispuestas a contratar analistas de negocios calificados que permitan elevar la competitividad de las mismas. Sin embargo, los modelos de educación del pasado son ineficaces, ya que no proporcionan las diversas habilidades que requiere el analista de negocios moderno. Además de las estadísticas, la formación analítica actual debe proporcionar a los profesionales un conocimiento profundo de las tecnologías de información y las estrategias de negocios.

Por último, muchas universidades requieren cambios sustanciales para cumplir con estas nuevas exigencias de mercado.

 

Dr. Viterbo H. Berberena González, partner y consultor para SAS México, y coordinador de la Maestría en Inteligencia Analítica en la Universidad Anáhuac México Norte.

 

Contacto:

Twitter: @SASMexico

Facebook: SASMx

Página web: SAS

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Mujeres y negocios familiares
Por

El rol de las mujeres en los negocios familiares debe ser un elemento esencial. Es un componente de éxito que a menudo n...