Por Haris Anwar | Investing.com

Para quienes inviertan en acciones para incrementar sus ahorros, el gran desafío es elegir las empresas que no sólo preserven su capital, sino que también ofrezcan un retorno decente. Aunque algunos inversionistas buscan un aumento del rendimiento, ignorando el riesgo que conlleva, una forma sencilla de engordar poco a poco sus ahorros es buscar empresas que eleven sus dividendos y estén posicionadas para mantener esa práctica.

Con la compra de acciones de sólido crecimiento de dividendos, usted estará escogiendo empresas con buena salud financiera que les permite superar otras áreas del mercado. Según un estudio de la división de gestión del patrimonio de Goldman Sachs (NYSE:GS), las empresas cuyos pagos aumentan constantemente produjeron 14 veces mejor rentabilidad que las empresas que no pagan dividendo entre 1972 y 2014.

Con esto como telón de fondo, a continuación tenemos dos ejemplos de grandes empresas de crecimiento de dividendos:

PUBLICIDAD

1. Apple

Apple Inc. (NASDAQ:AAPL) suele considerarse una empresa tecnológica de gran crecimiento que uno compra para obtener beneficios rápidamente. Esa visión no es totalmente incorrecta, dada la enorme máquina de innovación de Apple que sigue fabricando productos de rápida-venta al consumidor como iPhones y Apple Watch. Las acciones han subido casi un 700% desde que salieron a bolsa a 22 dólares en diciembre de 1980 y casi un 66% en los últimos tres años. El viernes cerraron con un alza del 1.1% en 174.97 dólares.

Pero, en nuestra opinión, Apple es también un gran candidato para la cartera de ingresos a largo plazo. A medida que la empresa entra en la etapa madura de su ciclo de crecimiento, se prepara para reportar más y más efectivo a sus inversionistas a través de sus dividendos y recompras de acciones.

Tras aumentar su dividendo en un 16% en 2018, Apple ahora paga una cuota trimestral de 0.73 dólares por acción, que ha ido creciendo más de 10% al año estos últimos cinco años. La empresa ha ido subiendo sus pagos durante los últimos siete años, y nada indica que el fabricante de iPhone vaya a cambiar esta práctica. Con una proporción de pago de sólo el 24% y una enorme reserva de efectivo, Apple está en una buena posición para ofrecer un retorno de capital.

Incluso si tiene en cuenta la postura de los bajistas de Apple, que dan por hecho que los días gloriosos de las ventas de su buque insignia iPhone han llegado a su fin, la capacidad de Apple para generar dinero para sus accionistas se mantiene intacta. Todo apunta a que la empresa generará 255,000 millones de dólares de ventas este año, con un crecimiento estimado del 13% al año durante los próximos cinco años, según los analistas pronosticado.

2. Chevron

Si se centra exclusivamente en la volatilidad de los mercados energéticos, es difícil encontrar valor en las compañías petroleras integradas de Estados Unidos. Pero después de años de reducción de costes, avances tecnológicos y enfoques de inversión racionalizados, algunos de los productores mundiales de petróleo y gas ofrecen un excelente punto de entrada a los inversionistas en renta. Y el gigante petrolero estadounidense, Chevron (NYSE:CVX) es sin duda uno de ellos.

Desde octubre de 2001, las acciones han subido un 174%, y casi un 29% sólo en los últimos tres años. El viernes subieron un 2.1% para después cerrar en 122.03 dólares.

El segundo productor de petróleo mundial, Chevron, ejecuta actividades de ejecución y de planificación así como una división petroquímica aparte. Este modelo de negocio diversificado ofrece una gran protección frente a la caída de los precios del petróleo.

Incluso aunque la empresa pierda dinero con la producción de petróleo y gas, sus negocios de productos refinados energéticos y de productos petroquímicos todavía pueden generar efectivo, mitigando el impacto de una caída del mercado petrolera. La evidencia de esta fuerza se observó en el cuarto trimestre del año pasado, cuando Chevron superó las expectativas de ingresos, produciendo fuertes flujos de efectivo del trimestre a pesar del desplome del 38% del petróleo Brent.

Y en cuanto a dividendos, Chevron ha sido confiable, generando más ingresos cada año. Durante los últimos 10 años, su pago trimestral, ahora en 1.19 dólares por acción, ha crecido cerca de un 8% al año. Creemos que la tasa de crecimiento se acelerará en el futuro, respaldada por la mejora de los flujos de efectivo de la empresa.

El flujo de caja libre de Chevron una vez pagados los dividendos ascendieron a 8,300 millones de dólares en 2018, tras permanecer en territorio negativo durante los cinco años anteriores pues estas grandes empresas petroleras se sobrepusieron a la crisis de petróleo que comenzó en el año 2014, según datos de Bloomberg.

Pero con un ratio de pago razonable de 58 y una atractivo rentabilidad por dividendo del 3.9%, creemos que Chevron ya está lista para empezar a generar beneficios de nuevo. Con unos crecientes dividendos, también se beneficiará del agresivo plan de recompra de acciones de la empresa de 25.000 millones de dólares.

En conclusión

Invertir en empresas con sólidos flujos de liquidez y ratios de pago bajos ha demostrado ser una forma de mejorar gradualmente el rendimiento de sus ahorros. El riesgo de invertir en acciones es sin duda mayor, pero el riesgo se mitiga al invertir en acciones de dividendos.

Apple y Chevron son buenos ejemplos de este tipo de empresa. Los servicios públicos de energía y gas, los operadores de telecomunicaciones y los fondos de inversión inmobiliaria son otras áreas que ofrecen ingresos regulares que pueden barajarse para diversificar su cartera.

Te puede interesar:

Banco de México ‘localiza’ sus reservas de oro en Londres

 

Siguientes artículos

Esta es la agenda económica y financiera de la semana
Por

Entre los datos relevantes de esta semana se encuentra el Índice Nacional de Precios al Consumidor de febrero, el cual s...