Por Dan Alexander

El día que Donald Trump se convirtió en presidente de los Estados Unidos, mientras las festividades de inauguración aún estaban en pleno desarrollo, lanzó oficialmente su campaña de reelección en 2020. Las donaciones llegaron de más de 50,000 personas en todo el país. Pero de acuerdo con los últimos documentos federales, Trump aún no ha donado un centavo, mientras que sus negocios continuaron cobrando la campaña por hoteles, alimentos, alquileres y asesoría legal. Eso significa que el presidente más rico de la historia de los Estados Unidos ha convertido 1.1 mdd de los donantes en todo el país en ingresos para él.

No siempre fue así. Desde abril de 2015 hasta junio de 2016, Trump puso 50 mdd de su propio dinero en su campaña, mientras dirigía una operación frugal. Cuando los forasteros comenzaron a pagar la gran mayoría de sus gastos en julio de 2016, aflojó su billetera, canalizando más dinero a sus propias empresas y conteniendo sus pérdidas personales. Ahora que aparentemente no está donando nada para el esfuerzo de 2020, el mandatario parece estar obteniendo un pequeño reembolso de su inversión.

Trump Tower Commercial LLC, una entidad que es propiedad del presidente al 100%, ha cobrado a la campaña de reelección 665,000 dólares en alquiler, según documentos federales. El Comité Nacional Republicano también coordinó con la campaña para pagar 225,000 dólares adicionales en alquiler. Los representantes de la campaña no respondieron a las solicitudes de comentarios, y un funcionario de RNC se negó a responder preguntas sobre los pagos, lo que no deja claro exactamente cuánto espacio arrendaron dentro de Trump Tower.

PUBLICIDAD

Pero parece ser suficiente. En preparación para las elecciones de 2016, la campaña del presidente pagó un promedio de 2,700 dólares en el alquiler mensual de Trump Tower por cada persona que figura en los archivos de la campaña que recibe un pago de “nómina”. La operación de 2020, por el contrario, está desembolsando un promedio de 6,300 dólares en alquiler mensual por cada persona.

Luego están los pagos que llegan a Trump Plaza LLC, una entidad propiedad de Trump que ha recaudado 42,000 dólares de dinero de la campaña desde noviembre de 2017. Aunque las presentaciones federales enumeran el propósito de esos pagos como “renta”, es difícil definir qué es lo que la campaña está alquilando realmente.

Trump Plaza LLC controla un espacio comercial, garaje y dos casas de piedra rojizas cerca de Third Avenue en la ciudad de Nueva York. El espacio comercial en Trump Plaza no muestra signos de actividad de la campaña, y una compañía que no pertenece al mandatario parece subarrendar el garaje de Trump Plaza LLC, dejando solo los dos edificios de color marrón. Pero no están abiertos al público, lo que dificulta ver quiénes son los inquilinos y si incluyen la campaña del presidente.

Lee: Por esto Trump (no) logrará hacerse rico durante su presidencia

Así que Forbes vigiló los edificios, llegando a las 7:15 a.m. una mañana de noviembre y permaneció ahí durante las siguientes 14 horas, con la excepción de un descanso de 18 minutos alrededor de las 3 p.m. Según nuestro recuento, siete personas entraron y salieron de las gemelas de cuatro pisos de piedra marrón a lo largo del día. Uno se negó a hablar, y seis dijeron que no habían visto ninguna señal de la campaña en los edificios. El hombre detrás de la recepción en Trump Plaza tampoco vio nada. “He estado aquí desde el principio”, dijo. “Si hubiera algún tipo de oficina alquilada para hacer campaña o lo que sea, lo sabría”.

¿La campaña de Trump simplemente está canalizando el dinero en el negocio del presidente sin obtener nada cambio? Eso parece poco probable. Una persona que trabajó en la campaña 2016 dijo que los empleados a veces se hospedaban en el Trump Plaza cuando estaban en la ciudad. Si ese es el motivo de los pagos, sería un acuerdo no convencional. La campaña podría, por supuesto, pagar las habitaciones de hotel, aunque eso no garantizaría un flujo constante de alquiler para el presidente.

Desde noviembre de 2017 hasta agosto de 2018, la campaña del republicano pagó a Trump Plaza LLC un promedio de 4,200 dólares por mes. El sitio web de bienes raíces StreetEasy valúa los alquileres recientes en el edificio por 3,700 a 3,850 dólares por mes. Los candidatos pueden hacer negocios con sus propias empresas solo si pagan precios justos en el mercado.

Hay otros pagos de campaña que levantan sospechas. Un mes después de que Robert Mueller fue nombrado abogado especial para investigar la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016, la campaña pagó a Trump Corporation, otra de las compañías del presidente, 90,000 dólares en gastos de “consultoría legal”, según registros federales.

No está claro qué servicios legales proporcionó la compañía de Trump a la campaña ni qué tasa cobró por el trabajo. Un portavoz de la Organización Trump no respondió a las solicitudes de comentarios.

La campaña de Trump en 2020 también gastó 120,000 dólares en Washington, DC, y el Trump International Hotel en Las Vegas recibió 15,000 dólares en 2017.

“Esto es extremadamente inusual”, dice Ann Ravel, una demócrata que dejó su puesto como comisionada de la Comisión Federal de Elecciones poco después de la inauguración de Trump. “Siempre hay una preocupación cuando se analizan los gastos, en cuanto a si esos gastos se utilizan para fines personales, porque eso es ilegal. Y hay, en mi opinión, una línea fina aquí con tanto dinero que se utiliza para el beneficio económico del candidato mismo “.

Te puede interesar:

Trump pierde 400 mdd y cae en la lista Forbes de multimillonarios

 

Siguientes artículos

PGR revela video inédito de atentado contra Colosio
Por

El material, que había sido reservado por la PGR hasta 2035, muestra desde un ángulo nuevo el ataque a Colosio.