En la construcción de la barda perimetral del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco, a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hubo daños a la hacienda pública por más de 100 millones de pesos.

Asimismo, la ASF reveló que la dependencia no contó con la capacidad “técnica, material y humana para ejecutar de manera directa la obra”.

Esto se incluyó en la tercera entrega del análisis de la Cuenta Pública del gobierno federal para el año 2017 que la ASF entregó a la Cámara de Diputados.

Esquema de la ‘estafa maestra’ podría reproducirse en Santa Lucía

PUBLICIDAD

En la Auditoría 380-DE, la ASF refiere que en el convenio para el proyecto de la barda perimetral “No se verificó que la SEDENA contara con la capacidad técnica, material y humana para ejecutar de manera directa la obra ya que excedió el porcentaje establecido legalmente para efectuar los trabajos con terceros”.

En la Memoria de la Fiscalización del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (2014-2017), los auditores refieren que hubo “daño o perjuicio o ambos” por un monto de 38.1 mdp “ya que no se cercioraron que las cotizaciones presentadas acreditaran que el costo propuesto por la SEDENA estuviera dentro de los valores de mercado”.

Asimismo, indica que hubo daño o perjuicio a la hacienda pública federal por 40.7 mdp por sobrecostos derivados de un cambio de procedimiento constructivo “de fabricación y colocación de un elemento prefabricado”. La ASF asegura que si bien se dio el cambio no se justificó el aumento en el costo pues el nuevo procedimiento le  representó a la SEDENA ahorros en tiempo, personal en obra y cimbra común.

TAMBIÉN LEE: Tenedores de bonos del NAIM serán liquidados el 28 de febrero: GACM

Otro punto es el daño por 21.9 millones de pesos ya que no se acreditó que el costo propuesto por la SEDENA estuviera dentro de los valores de mercado”.

Finalmente, la ASF reveló que no se verificó que la SEDENA “contara con la capacidad técnica, material y humana para ejecutar de manera directa las obras”.

Este punto es delicado ya que en consecuencia, la SEDENA tuvo que recurrir a contratistas, por lo que “los trabajos que se realizaron por medio de diversos proveedores ajenos a la dependencia excedieron el porcentaje del 51.0% establecido legalmente para efectuar trabajos con terceros”.

Cabe recordar que la SEDENA es la dependencia del gobierno federal que por mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador estará a cargo de los trabajos de construcción y gestión del nuevo aeropuerto civil en la base militar de Santa Lucía.

Como la ASF refiere en la construcción de la barda perimetral, ante las obras de la SEDENA se descubrió que no existió una supervisión de los trabajos que no se encuentran incluidos en los alcances de los contratos y convenios específicos que se celebren, a fin de evitar duplicidades en alcances y en la ejecución de los trabajos”.

En su reporte, también refirió que en las obras de la barda perimetral del cancelado NAIM en Texcoco, se careció, por parte de la SEDENA, de “mecanismos necesarios de control, a fin de que se aseguren de que los convenios específicos a su cargo se formalicen oportunamente”.

 

Siguientes artículos

Huawei ‘trolea’ a Samsung en Twitter por sus innovaciones
Por

Huawei cuestiona con sendos tuits, los "avances" de Samsung, en cuanto a carga inalámbrica y huella dactilar incorporada...