La empresa alemana de materiales quirúrgicos planea invertir en México 70 mdd anuales y prevé alcanzar ventas por 2,100 mdp para 2017.

 

Un hospital no podría entenderse en muchos casos sin la presencia de esta empresa. Desde el simple material de sutura que se usa en un quirófano hasta productos especializados como son los  implantes para cadera y rodilla o medicamentos tienen el sello de la compañía alemana B Braun, propiedad de una de las cinco familias más ricas de la nación germana.

Hace 21 años, la firma arribó al mercado mexicano de productos médicos y quirúrgicos. Sin embargo, su participación era minoritaria, situación que en breve podría cambiar.

PUBLICIDAD

Actualmente, B Braun ocupa 7% del mercado de productos quirúrgicos que se comercializan en el país, pero la brújula de sus planes apunta a alcanzar el 20% al término de los próximos tres años.

La operación de México representa hoy 1% para la facturación mundial del gigante alemán, al generar 600 millones de pesos (mdp) en ventas anuales, cifra que se espera alcance los 2,100 mdp en 2017.

“México va a tener más importancia y será más visible en el plano internacional, y ésa es la razón por la que el corporativo de la empresa nos está permitiendo disponer de presupuestos para invertir en el país y expandir nuestra propia producción y hacer un centro logístico”, asegura a Forbes México Carlos Jiménez, director general de B Braun.

La empresa planea invertir en el país un promedio anual de 70 mdd en edificios, equipamiento y servicios integrales para incrementar su producción, así como introducir una línea de implantes para columna que se produzca en la República Mexicana, producto destinado, en su gran mayoría, a la exportación.

B Braun quiere aprovechar la oportunidad que le ofrece México, y lo ve como su mejor aliado en la estrategia quirúrgica que le permitirá aumentar su negocio.

 

Nace un gigante

Foto: B Braun.Esta firma de alcances internacionales inició como una de esas pequeñas empresas familiares que nacen todos los días en México. El 23 de junio de 1839, Julius Wihelm Braun compró una farmacia en Melsungen, Alemania, la cual se expandió con la entrega por correo de hierbas medicinales.

Pero sería el hijo mayor de Julius, Bernhard Braun, el encargado de incorporar la producción de artículos farmacéuticos y yesos. La habilidad en los negocios del joven integrante de la familia Braun se convirtió en la fórmula que hoy explica la historia de éxito de la empresa.

Para 1893, la compañía y sus alianzas empresariales permitieron a Braun expandirse con sucursales en Nueva York, Londres, París, Buenos Aires y Tokio.

La producción de materiales de sutura, la invención del primer motor eléctrico quirúrgico, la comercialización de la primera bomba mecánica de inyección y la mejora de todos sus productos forman parte de los logros de la alemana. La receta de crecimiento de B Braun a lo largo de su historia podría resumirse en una palabra: innovación.

Durante 1993, la empresa decidió instalarse en México, y ahora destaca por producir los materiales de la división de osteosíntesis, entre los que se encuentran placas, tornillos, clavos y alambres utilizados en el tratamiento de fracturas, materiales que se distribuyen en todo el mundo.

A 175 años de su fundación y 21 años de su llegada a México, el Consejo de Administración de B Braun cuenta con la presencia de la sexta generación de la familia Braun y la empresa suma más de 50,000 empleados a nivel mundial. El pequeño negocio con el que inició la organización es asunto del pasado.

Las ventas del gigante alemán alcanzaron en 2013 un monto cercano a 6,990 millones de dólares (mdd), que comparadas con las de 2012 representaron un crecimiento superior a 2%, cuando registró 6,825 mdd, con base en el cambio actual.

“No hay hospital en el país que no consuma uno de nuestros productos al año”, dice Jiménez.

Hoy, B Braun busca ampliar su cartera de clientes en todo el mundo, y México es clave para abastecer la demanda internacional a través de su producción. Además, la consolidación del sistema de salud público y privado en el país representa un negocio muy saludable.

 

Operación México

Carlos Jiménez, director general de B Braun en México.

Carlos Jiménez, director general de B Braun en México.

Carlos sabe que la mayor parte de los hospitales gubernamentales del país se encuentran en un proceso de actualización en infraestructura, por lo que la empresa quiere convertirse en la aliada del sector salud y apoyar a las unidades médicas a instalar áreas completas de trabajo.

La apuesta es distinguirse del resto de la competencia con los servicios de consultoría como un valor agregado para clientes como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), gobierno federal e instalaciones médicas del sector privado.

“Eso nos permite dar soluciones a las diferentes patologías médicas y proporcionar más adelante sistemas innovadores para resolver las necesidades financieras que se están dando en el sector salud por su crecimiento”, dice Jiménez.

El 15% de la fabricación que se hace en el país tiene como destino el mercado interno, mientras que el porcentaje restante se exporta al almacén central de la compañía en Alemania, el cual abastece a 70 países alrededor del mundo.

El portafolio de producción sólo de México es  superior a 1,200 códigos terminados, mientras que a nivel mundial produce B Braun más 5,000 familias de productos con 120,000 códigos.

Para 2014 y 2015, la firma proyecta invertir en su planta  en el Estado de México una suma de 37 mdp, para crear un nuevo centro logístico que permita distribuir productos médicos referidos a usos quirúrgicos.

Al 2020, la organización planea triplicar la producción del implante de cadera, con lo que se convierte en uno de los volúmenes más grandes de producción para B Braun.

El gobierno tiene alrededor de 2,500 hospitales que hacen tratamientos quirúrgicos y la labor para cubrir esos hospitales es titánica, es por ello que están enfocándose a las instalaciones hospitalarias de alta especialidad para desarrollar sistemas que resuelven sus necesidades. Para Carlos el reto es llegar a los nosocomios que se encuentran dentro de los estados y diversificar su cartera de clientes.

Carlos Jiménez sabe que el reto que tiene por delante no es sencillo, pero con la disciplina empresarial de la empresa alemana será una realidad. “México es el mercado más complejo a nivel mundial por la forma en la que se estructura su sistema de salud… en el país tenemos seis segmentos de mercado en donde queremos generar una solución personalizada para nuestros clientes y modernizar de los pies a la cabeza un hospital”.

 

 

Siguientes artículos

IPC cerró en su mejor nivel desde el 2013
Por

El mercado se mantuvo atento a los reportes corporativos y al avance en el Congreso de las leyes reglamentarias de la re...