El Departamento de Comercio dijo que en enero los pedidos en general reportaron un declive del 1.0%, debido a una débil demanda en los pedidos.

 

Reuters

WASHINGTON – Los pedidos de bienes duraderos manufacturados en Estados Unidos cayeron en enero, pero en la medición que excluye el transporte subieron inesperadamente, al igual que un indicador de planes de gastos de las empresas, en datos que probablemente no cambien la visión de que se desacelera la actividad fabril.

PUBLICIDAD

El Departamento de Comercio dijo que los pedidos de bienes duraderos en general cayeron un 1.0% el mes pasado, tras retroceder a una cifra revisada al alza de 5.3% en diciembre.

Analistas consultados por Reuters esperaban que los pedidos de bienes duraderos, que van desde tostadoras hasta aeronaves fabricados para durar tres años o más, cayeran un 1.5% el mes pasado, tras el retroceso previamente informado de un 4.2% en diciembre.

Mientras que los pedidos de bienes duraderos excluyendo transportes se elevaron un 1.1%, el mayor incremento desde mayo, después de caer un 1.9% en diciembre.

Economistas consultados por Reuters pronosticaban que esa categoría bajaría un 0.3%, tras un declive reportado originalmente de un 1.3% en diciembre.

El incremento del mes pasado reflejó un fuerte aumento de los pedidos de computadores y productos electrónicos, productos fabricados con metal y bienes de capital de defensa.

Fuera de esos tres componentes, los detalles del informe fueron débiles, con declives en pedidos de maquinaria, metales primarios, equipamiento eléctrico, electrodomésticos y componentes y equipos de transporte.

Datos de producción industrial y sondeos de actividad fabril regional han sugerido que las manufacturas registraron un período de debilidad en los últimos meses.

Parte de la desaceleración obedece a una menor actividad debido a un clima inusualmente frío.

Las manufacturas también se enfrían en la medida en que las empresas se deshacen de enormes existencias de bienes no vendidos que se acumularon en la segunda mitad del 2013.

Una caída en los pedidos de aeronaves en Boeing y una baja en las órdenes por vehículos motorizados hicieron que los pedidos de equipamiento de transporte bajaran un 5.6% en enero. Fue el segundo mes consecutivo de declives del volátil componente.

Boeing reportó en su sitio web que recibió pedidos por sólo 38 aeronaves el mes pasado, una fuerte baja en comparación a los 319 aviones que le ordenaron en diciembre.

Los pedidos de bienes de capital fuera del sector de defensa y excluyendo aeronaves, un indicador vigilado de cerca por planes de gastos de las empresas, subieron un 1.7% después de retroceder en una cifra revisada de un 1.8% en diciembre.

Los economistas estimaban que los pedidos para esos denominados bienes de capital subyacentes bajarían un 0.5% el mes pasado, tras un retroceso informado originalmente de un 0.6% en diciembre.

 

 

Siguientes artículos

Ganancias de FEMSA caen 48% en cuarto trimestre
Por

La compañía explicó que su desempeño operativo se vio afectado por la debilidad de KOF que registró una caída del 29% en...