Gracias a nuestra relación comercial y alta dependencia de Estados Unidos, hoy el balance de México es mejor y positivo, pero internamente hay mucho por hacer.

 

 

Recientemente hemos escuchado, de voz de varios banqueros centrales, la expresión: “balance de riesgo”. Creo que es interesante explicarlo y de paso platicarle cómo se encuentra en este momento dicho balance.

PUBLICIDAD

 

¿Qué es el balance de riesgo?

No es más que un balance que visualiza e incorpora variables de todo tipo, para ver en qué estatus se encuentra una economía o país. Contempla razones a favor, ventajas competitivas, posicionamiento global, amenazas, debilidades, fortalezas y, por supuesto, riesgos. Si el balance de todo lo anterior tiene más razones para verse de manera favorable, entonces dicho balance es positivo. Si, por el contrario, los riesgos y/o amenazas son mayores, éste será negativo.

 

¿Dónde se encuentra el balance en la parte global?

Visto de manera muy simple, son más los riesgos y las malas noticias que las buenas. Hoy el balance global tiene muchos focos amarillos y rojos en lo geopolítico (Irak, Siria, Israel, Isis, Rusia, Ucrania, etcétera), pero también hay focos amarillos y rojos por lo que toca a lo económico: la zona euro, mercados emergentes, Japón, etcétera.

Por el lado positivo, básicamente se rescata a Estados Unidos, Canadá, Alemania y algunos países emergentes.

Dicho lo anterior, el balance de riesgo global es predominantemente negativo.

 

¿Cuál es el balance de riesgo mexicano?

Simplemente decir que gracias a nuestra relación comercial y alta dependencia de Estados Unidos, hoy es mejor y positivo, pero también hay que destacar que internamente hay mucho por hacer. La perspectiva y el mensaje mandado tanto al exterior como al interior, con las recientes reformas, abona de la misma manera en lo positivo; sin embargo, me preocupa que de momento y en el corto plazo no hay motores de crecimiento interno, el país crece muy poco, se recauda más en una economía deprimida y también nos endeudamos más. El riesgo de lo anterior es que si no capitalizamos las reformas, en un futuro se nos puede complicar esta situación.

Ojalá México tenga un mejor balance, producto de que las reformas se apliquen con transparencia y eficiencia.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @CISomozaMusi

Página web: CI Estrategias por Somoza Musi

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Cómo funciona la mente de los inversionistas especuladores?
Por

La psicología humana interviene en las decisiones de inversión; sin embargo, el instinto puede no ser el mejor aliado cu...