Uno de los sectores en donde el proceso de disrupción se está dando con mayor celeridad es en el sistema financiero. Ese sistema en donde los valores diferenciales eran lo tradicional, lo clásico, las puertas grandes, los sillones de cuero, lo formal, hoy todo eso puede estar jugando en contra.

Los bancos están poniendo mucha atención a las Fintechs como determinantes de esos cambios. Si bien no es algo que esté equivocado, desde mi perspectiva, las Fintechs no tendrán mayor sustentabilidad, al menos, si siguen los modelos actuales. En créditos, por ejemplo, las nuevas P2P (peer-to-peer) tienen procedimientos interesantes de recopilación de información para predecir impagos basados en redes sociales o el uso correcto de mayúsculas y minúsculas en una solicitud de crédito. Pero estos indicadores difícilmente pueden competir con la calidad de la información que tienen los bancos sobre sus clientes.

Además, como recuerdan los problemas del P2P Lending Club, la financiación mayorista de estas empresas también está expuesta al pánico y la huida de inversores les puede dejar sin financiación. La desaparición de la financiación mayorista fue uno de las causas de contagio de la crisis financiera del 2008 y, por esto, la nueva regulación prevé una ratio de financiación estable. Y aquí aparece una potencial amenaza de las Fintech: que al final también se vean sujetas a una estricta regulación.

Por su parte, en asesoría financiera los robo-advisors, que usan algoritmos e información de Internet para ofrecer asesoramiento sobre inversiones a sus clientes, son complementarios y no sustitutivos del cara-a-cara que demandan los inversores sofisticados de los bancos.

Desde esta perspectiva, los Bancos tradicionales no deberían mirar a las Fintechs, sino a su actual y futura demanda. El estudio The Millennial Disruption Index realizado en Estados Unidos a 10.000 Millennials destaca que el 53% no piensa que su banco sea diferente al de los demás y que uno de cada tres Millennials está dispuesto a cambiar de entidad bancaria. Algo que hace unos pocos años no sucedía, y que era casi impensado para las generaciones predecesoras.

El estudio recalca que el 73% de los encuestados son más receptivos a servicios financieros que les puedan ofrecer Google, Amazon, Apple, PayPal o Square que a sus propios bancos. El 68% de la generación del Milenio del estudio mencionado piensa que en cinco años va a cambiar la forma de acceder al dinero y el 70% cree que las formas de pago serán totalmente diferentes. El 33% piensa que no va a necesitar un banco.

En un informe del centro de innovación de BBVA señala que para acercarse a ellos las entidades tienen que tener en cuenta que son “fans de las empresas. Si Apple abriese un banco, tendría el primer día 37 millones de clientes. Apple no tiene clientes, tiene admiradores y eso en el sector financiero no pasa”.

Deben ofrecer sus productos con la máxima sencillez posible, si Amazon te permite comprar cosas con un par de clics, las entidades financieras también tienen que conseguir que el usuario se sienta cómodo”.

Por lo tanto, los Bancos tradicionales no deben preocuparse por las Fintech, sino por entender que los Millennials en 2025 supondrán el 75% de la fuerza laboral del mundo. Por ende, hay que ofrecerles productos y servicios que estén alineados con los valores de esta generación. Es decir, Transparencia. Simplicidad. Integridad. Compromiso social, son los cuatros valores que caracterizan a la generación del milenio, unos valores que la banca debe asumir para poder atraer a estos clientes.

Ahora, si los bancos quieren desarrollar productos y servicio proactivos deben comenzar a entender cómo funciona la innovación a través de Data Analytics, Big Data y la Multicanalidad. Los Millennials esperan algo más que la banca online y la banca móvil, por lo que los bancos tienen que entender sus necesidades específicas y sus preferencias. Y aquí entra en juego el valor de los datos y los análisis que se están realizando en la línea del customer centric bank.

Para ello los bancos deben comenzar a pensar en cómo aggiornan sus estrategias de Descriptive Analytics, Predictive Analytics, y Prescriptive Analytics con el objetivo de desarrollar innovaciones, las cuales deben impactar en la confianza de los Millenieals. El foco debería estar en innovar en las siguientes estrategias: medición del riesgo de crédito, optimizar las relaciones con clientes, asegurar el cumplimiento normativo, recuperaciones un mejor conocimiento de las circunstancias de los clientes puede mejorar el “targeting” y aumentar las tasas de recuperación, mejorar la segmentación de clientes, predicción del siguiente producto que adquirirá, gestión de carteras de activos, modificación de primas en seguros. Hoy en América Latina falta mucho camino por recorrer.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @diego_vallarino

LinkedIn: diegovallarinonavarro

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Siguientes artículos

General Motors suspende operaciones en Venezuela
Por

GM dijo que tomará medidas legales fuera de Venezuela después de que el gobierno de Nicolás Maduro tomara ilegalmente su...