Genera Motors Venezolana suspendió operaciones en Venezuela debido a un embargo de bienes por parte del gobierno de Nicolás Maduro.

La armadora filial de la empresa estadounidense dijo que la decisión es una medida ilegal.

“General Motors Venezolana rechaza las medidas arbitrarias tomadas por las autoridades y tomará vigorosamente medidas legales fuera de Venezuela para defender sus derechos”, detalló la compañía en un comunicado.

El pasado 19 de abril, la planta de GMV fue tomada inesperadamente por el gobierno de Nicolás Maduro, lo que detuvo la operación normal de actividades. Además otros activos han sido confiscados, como automóviles, detalló la compañía en un comunicado.

La medida, según General Motors, va en contra del debido proceso jurídico, causando un daño “irreparable” a la firma y a sus 2,678 trabajadores, 79 concesionarios (la red más grande de servicios con más de 3,9000 empleados) y proveedores que representan más de 55% de la industria de autopartes en el país sudamericano.

GMV aseguró el pago a sus empleados de los finiquitos y liquidaciones, mientras las autoridades lo permitan.

La entrada del gigante automotriz a Venezuela comenzó en 1944, con la instalación, en Caracas, de General Motors Interamericana, filial de General Motors Corporation.

 

Publicidad
 

Siguientes artículos

aviones
Copa Airlines tendrá vuelo directo entre Panamá y Denver
Por

La ruta se realizará con cuatro vuelos por semana. Con Denver, su destino número 13 en los Estados Unidos.