En escenarios de adversidad económica, invertir a largo plazo parece ser una acción lejana que sólo pueden lograr las personas con gran conocimiento del mercado bursátil, sin embargo, obtener ganancias significativas no tiene que ser sinónimo de apostar grandes capitales.

Creada para incentivar el crecimiento financiero de los proyectos familiares o emprendimientos personales, ARAS se especializa en ofrecer fondos confiables con un mínimo de riesgo y los mejores rendimientos del mercado, sin exponer el capital a una eventual depreciación. Esto a través de sólidos valores que protegen la seguridad y confianza monetaria de sus clientes.

Desde su fundación en el estado de Chihuahua ARAS ha consolidado su misión para crear estabilidad financiera y un futuro más seguro, tanto para las familias como para los individuos que buscan un crecimiento económico. “Sabemos que invertir a veces suena a una acción que sólo pocos pueden lograr, pero en ARAS nuestros clientes ponen a trabajar su capital de manera sencilla. Nuestro compromiso diario es buscar la mejor rentabilidad con menores riesgos. Estamos conscientes que nuestros clientes ponen en nuestras manos sus sueños, metas, el futuro de ellos y su familia”, señala la consultora.

Inversión para el patrimonio

ARAS presenta a los clientes dos tipos de fondo de inversión: bienes raíces y minerales, principalmente el oro. Esto debido a que ambos se consideran activos financieros de refugio, lo que quiere decir que su valor adquiere un “Sabemos que invertir a veces suena a una acción que sólo pocos pueden lograr; nuestro compromiso diario es buscar la mejor rentabilidad con menores riesgos” crecimiento sostenido aún cuando otros están a la baja. Los más cotizados son los metales preciosos y el mercado inmobiliario.

Invertir en los bienes raíces es un área accesible para todos los capitales debido a que la plusvalía de los inmuebles tiende a incrementar con el paso del tiempo, por esta razón gran parte de las riquezas en el mundo están representadas por bienes raíces. Esto convierte al sector en una opción altamente efectiva, pues siempre habrá oportunidad para comprar y vender inmuebles.

Por su parte, invertir en oro es otra gran apuesta: se trata de un bien cuyo valor incrementa en épocas de crisis e inestabilidad económica. El oro se adquiere con productores en el estado de Guerrero, pasa por un proceso en el cual se separa de los otros minerales con el que se encuentra mezclado como plata, plomo o zinc. Ese resultado es lo que se vende en varios puertos de México, como Manzanillo y Ciudad Victoria; inclusive en joyerías, principalmente en las del estado de Jalisco, donde los productores y diseñadores de joyas hacen distintas amalgamas para elaborar hermosas piezas.

“La razón principal para incursionar en el mundo de los metales, y sobre todo en el oro, es que históricamente este tipo de minerales han sido una opción muy rentable, la variación en el precio de este material es menos volátil que el costo de las acciones de las grandes bolsas de valores del mundo”, afirma la empresa.

A estos modelos de inversión, la compañía suma ARAS Business Class, una línea estratégica enfocada al sector empresarial, cuya propuesta engloba opciones de inversión de mayor seguridad para las empresas que buscan consolidar el crecimiento de sus negocios.

Capital en expansión

La compañía continúa creciendo a través de un plan de expansión, que incluye la apertura de cinco filiales en Monterrey, Querétaro, León, Guadalajara y Ciudad de México. Actualmente, la casa matriz de la compañía opera desde la ciudad de Chihuahua.

Para 2020, ARAS busca colocarse en el mercado extranjero a través de su cartera de clientes en Estados Unidos y España. “El crecimiento de la empresa no se detiene aquí, vamos a la conquista de nuevos mercados que nos permitan avanzar en el sector”, sostiene la firma.

Blindar los ingresos frente a cualquier adversidad económica es fundamental para preservar la salud financiera que, en muchos casos, es equivalente a consistentes años de trabajo y esfuerzos familiares. Por ello, ARAS reafirma su compromiso para proteger el capital de sus clientes a través de sus valores que también son pilares: confianza y transparencia en cada transacción.

Traducir capital en bienes nunca fue más seguro, incluso frente a los escenarios económicos más adversos es posible invertir capital con la confianza de que el valor en juego se mantendrá intacto.

 

Siguientes artículos

Coronavirus Vida cotidiana durante la pandemia de COVID-19
4 de cada 10 mexicanos creen que el problema del coronavirus es muy grave y ya se salió de control
Por

El 36% de los encuestados cree que habrá una recuperación en la economía familiar, una vez que comience la reactivación...