La leyenda de los bonos advirtió en su última carta de perspectivas de inversión que los buenos tiempos han quedado atrás y que la volatilidad persistirá durante todo el año.

 

Por Samantha Sharf

 

PUBLICIDAD

La ilustración que antecede a la última carta de perspectivas de inversión de la leyenda de los bonos Bill Gross muestra a un bebé con un sombrero de copa, una trompeta y una banda que dice ‘2015’. A su lado descansa el Padre Tiempo. Gross, quien polémicamente se unió al pequeño Janus Capital Group en septiembre tras su salida de Pacific Investment Management Company (Pimco), el titán de los bonos que fundó en 1971, afirma en su carta que el bebé es el pasado del mercado y el viejo es su futuro.

Gross escribe: “Cuidado con los Idus de marzo, o los Idus de cualquier mes en el 2015. Cuando el año termine, habrá signos negativos antes de los retornos para muchas clases de activos. Los buenos tiempos se han terminado.”[El subrayado es suyo.] Gross declinó precisar una fecha exacta para la recesión, pero es inevitable ya que los rendimientos bajos o negativos “no logran generar suficiente crecimiento económico”, las empresas se hacen prestatarios en vez de inversionistas y los elementos estructurales (la demografía, la tecnología y la globalización) se desplazan desfavorablemente.

“Llega un momento en que el sentido común debe reconocer que el rey está desnudo, o al menos que se ha quedado en sus trusas Fruit of the Loom, cuando se trata de las expectativas futuras de rentabilidad de los activos”, escribe. “Ese momento es ahora y espero que los próximos 12 meses me proporcionen cierto aire en términos de un punto de inflexión.”

Los guiños a la antigua Roma y a la ropa interior podrían pasar casi inadvertidos si consideramos que en el último año él mismo se ha comparado con Justin Bieber y James Bond. Sin embargo, su visión de signos negativos marca un punto de vista menos favorable de lo que había compartido explícitamente con anterioridad. En octubre, estaba lejos de ser optimista, pero dijo que no preveía un “mercado bajista significativo” y predijo rendimientos de 2.4% en bonos y de entre 5 y 6% en acciones para los próximos siete años. Gross compartirá sus previsiones para 2015 sobre las tasas de interés y los activos de riesgo en la Mesa Redonda de Barron, a finales de enero.

“¿Qué hay que tener en cuenta en un mundo tan extraño?”, pregunta Gross. “Los activos de alta calidad con flujos de caja estables. Entre ellos figurarían los bonos del Tesoro y los bonos corporativos de alta calidad, así como las acciones de las corporaciones ligeramente apalancadas con atractivos dividendos e ingresos diversificados tanto operativa como geográficamente. Los últimos meses han visto sus momentos de liquidez, y 2015 podría ver una nueva ronda del juego de las sillas a medida que las categorías de activos más riesgosas se vuelvan menos y menos atractivas.” El bono a 10 años del Tesoro cayó por debajo de 1.90% el martes por primera vez desde el 20 de mayo 2013, mientras que las acciones y los precios del petróleo continuaron la caída que comenzaron el año nuevo.

Gross no está solo. Él señala que Martin Barnes, de Bank Credit Analysts y Ray Dalio de Bridgewater Associates tienen perspectivas similares. El consenso, sin embargo, es algo menos grave. Wall Street cree que gran parte del mercado alcista se desacelerará y que la creciente volatilidad persistirá en 2015. Por su parte, Liz Ann Sonders, estratega en jefe de inversiones de Charles Schwab, escribió recientemente: “Creo que el mercado alcista secular está intacto, pero que 2015 podría traer más altibajos que los que los inversionistas podrían estar esperando.”

 

Siguientes artículos

Arabia Saudita apuesta 750,000 mdd al petróleo barato
Por

El reino petrolero cuenta con un gran fondo en efectivo para resistir la caída en los precios del barril, se rehúsa a re...