La empresa mexicana invierte 55 millones de dólares en una fábrica que duplicará la capacidad de producción de pan blanco

 

 

GUADALAJARA, ESPAÑA. Bimbo encendió el horno en España. La multinacional mexicana inauguró una planta en la provincia de Guadalajara, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha (a 50 kilómetros de Madrid), con la que duplicará su capacidad de producción hasta llegar a las 15,000 unidades de pan blanco por hora. La estrategia del grupo, según fuentes cercanas a la empresa, es modernizar y poner al día todas las infraestructuras de producción y abastecimiento, para incrementar su cuota de mercado, que asciende al 26% en el pan empacado. “No sólo queremos aumentar el crecimiento, sino también la penetración de la marca en los hogares españoles”, comentó Daniel Servitje, presidente del consejo y director general de la firma.

PUBLICIDAD

“En principio, esta planta proveerá al mercado español, pero tiene la capacidad de generar productos para su exportación”, resaltó el directivo, posterior a la apertura de la fábrica.

La reactivación de la economía española – que este año podría repuntar un 2.5%, según el Fondo Monetario Internacional- sirve de punto de partida para echar adelante la inversión de casi 55 millones de dólares (mdd) en este nuevo complejo, que se suma a las ocho plantas que la empresa tiene en la Península Ibérica.

“La apuesta está en el crecimiento y recuperación de España”, comentó Servitje, cuya familia tiene una fortuna cercana a los 4,900 millones de dólares. El negocio en España y Portugal, sin embargo, ha traído algunos reveses para el grupo. La firma mexicana ha tenido que inyectar hasta 100 millones de euros (mde) en los últimos dos años para echar adelante el negocio y tuvo que realizar algunos ajustes en su plantilla de trabajadores.

Años atrás, Bimbo México y Bimbo Iberia compartían sólo la marca. La primera empresa fue fundada por la familia Servitje y la segunda por Jaime Jorba, un empresario español. Ambas compañías se unificaron al cierre de 2011, después de que la mexicana comprara, por 154 mdd, el negocio en España y Portugal a la estadounidense Sara Lee. Esta operación le permitió a la firma, que concentra el 4% de las ventas mundiales de panificados, la oportunidad de establecerse en uno de los mercados más desarrollados de Europa.

La nueva fábrica en Guadalajara ocupa una superficie de más de 31,000 metros cuadrados y cuenta con uno de los hornos más grandes del mundo que mide más de 50 metros de largo y casi cinco de ancho. “Esta es una gran apuesta que estamos haciendo por toda la compañía”, argumentó Servitje quien estuvo acompañado por Roberto Servitje, uno de los fundadores de la compañía, José Manuel Soria, ministro español de industria, y Roberta Lajous, embajadora de México en España.

Bimbo, con 167 plantas en todo el mundo, ha apostado a crecer fuera de su país de origen. El 62% de sus ventas – que superaron en 2014 los 14,000 mdd- emanan fuera de México. EU se ha convertido en el mercado con mejores resultados (con el 47% de las ventas), seguido de Latinoamérica (con el 11%) y Europa con el 4%. México copa una cuota del 38%, según datos de la empresa.

Desde 2011, la empresa no ha parado de invertir. Durante ese año, Bimbo adquirió Fargo, la panificadora más importante de Argentina, así como el negocio de Sara Lee en EU, España y Portugal. En 2014, la empresa, que durante el primer trimestre de 2015 tuvo ventas por 49,843 millones de pesos (mdp), realizó un par de operaciones más: una en Canadá (1,660 millones de dólares) y otra en Ecuador (57 millones de dólares).

 

Siguientes artículos

6 problemas ambientales y sociales que colapsarán al DF
Por

El DF enfrenta peligros como la falta de agua, la contaminación y el desarrollo urbano. En las campañas electorales no e...