Reuters.- La Bolsa Mexicana de Valores avanzó este lunes en línea con sus pares de Wall Street extendiendo las ganancias de la semana pasada, apoyada por las acciones del gigante de las telecomunicaciones América Móvil.

El peso, en tanto, se depreció luego de haber tocado en la sesión previa su mejor nivel desde finales de noviembre, previo al inicio de la sexta jornada de negociaciones para redefinir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El índice S&P/BMV IPC avanzó 0.56% a 49,974.48 puntos, con un volumen de 160.7 millones de títulos negociados.

Analistas dijeron que la barrera de las 50,000 unidades es considerada clave para las operaciones del mercado, pues podría marcar la tendencia de la bolsa en el corto plazo.

PUBLICIDAD

El avance estuvo impulsado por los títulos de América Móvil, la empresa con mayor ponderación dentro del índice; sus acciones avanzaron 1.65% a 17.22 pesos, su mejor nivel desde el 25 de octubre.

“La bolsa local todavía mantiene algunas señales técnicas positivas que podrían darle impulso, sobre todo mientras el tipo de cambio se mantenga fluctuando alrededor de 18.60, ya que los rendimientos son interesantes para los inversionistas extranjeros”, dijo Metanálisis en un reporte.

La moneda cotizaba en 18.6850 por dólar, con una baja de 0.26% o 4.85 centavos, frente a los 18.6365 del precio de referencia de Reuters del viernes.

“La cotización actual del peso mexicano está muy frágil a cualquier acción negativa, ya sea una nueva retórica anti-TLCAN por parte de Estados Unidos o que domine la percepción pública de pocos avances o incluso retrocesos en los temas de mayor controversia entre los tres países”, dijo CI Banco en un reporte.

“En este sentido, el peso podría presionarse rápidamente hacia los 19.0 por dólar spot”, dijo.

En el mercado local de bonos, el rendimiento de los papeles a 10 años cerró sin cambios en 7.59%, mientras que la tasa de 20 años bajó un punto a 7.75%.

 

Siguientes artículos

Gobierno analiza licitaciones de gas shale este año
Por

Más de la mitad del potencial mexicano de gas shale se encuentra al norte del país, en el estado de Tamaulipas.