Las tecnologías móviles cambiarán las reglas del juego, pero para los incautos introducirán también desafíos técnicos, económicos, legales y éticos profundos asociados a la transición a un entorno más fluido e inherentemente menos controlable.

 

Introducción

Según un estudio de CFO Magazine de junio de 2012, 89% de los directores financieros califican la movilidad como la tecnología número uno en importancia para el éxito de su empresa durante los tres próximos años. Como quiera que se la considere, la tecnología móvil cambiará las reglas del juego, pero para los incautos introducirá también desafíos técnicos, económicos, legales y éticos profundos asociados a la transición a un entorno más fluido e inherentemente menos controlable.

PUBLICIDAD

Las oportunidades que brinda la tecnología móvil son innegables. Van desde la pura comodidad (por ejemplo, la capacidad de recuperar información de sistemas corporativos en cualquier momento y lugar con un práctico dispositivo móvil) a una sociedad más rica en datos en la que las decisiones importantes pueden tomarse sobre la marcha. Nos acercamos a una nueva era de inteligencia empresarial (BI) móvil en la que, según Gartner, el dispositivo móvil no solo se considera el “extremo” de un flujo de información, sino también un punto de generación de datos, que usa información e imágenes específicas de la ubicación para enriquecer la información corporativa sobre personas, clientes, proveedores, productos y personal. Los proveedores de software empresarial como Oracle también van más allá de la simple entrega de información a través de dispositivos móviles, ofreciendo flujos de trabajo y aprobaciones además del registro de datos para tareas como la previsión de ventas o la gestión de viajes y gastos.

La capacidad de disponer al instante de información es cautivadora. Es una extensión natural del fenómeno de la telefonía móvil que permite que ejecutivos y empleados nunca pierdan el contacto, incluso en vacaciones. Gartner añade que en 2014 90% de las empresas mantendrá sus aplicaciones en dispositivos móviles personales. De hecho, esta empresa de análisis afirma que en 2015 los proyectos de implementación de aplicaciones móviles superarán en número a los proyectos diseñados para PC a razón de 4:1. Y cuando la tecnología móvil suponga entre 30 y 50% del presupuesto informático de la empresa, los directores financieros sentirán la necesidad imperiosa de involucrarse íntimamente en las decisiones de inversión.

 

El fenómeno de la informática móvil ya presenta desafíos

Sin embargo, a pesar de la aparente inevitabilidad de un panorama dominado por la tecnología móvil todavía hay importantes obstáculos que superar. El tamaño de la pantalla pone limitaciones en lo que es razonablemente factible en un teléfono móvil, por muy bien articuladas que estén las interacciones humanas. Las tabletas, por otro lado, proporcionan mucho más espacio para desplegar aplicaciones corporativas junto con contenedores de información como gráficos, tablas y diagramas. Los miniordenadores se encuentran en el punto intermedio.

Pero los desarrolladores de aplicaciones tendrán que pensar más allá de las restricciones físicas del dispositivo. En un escenario que recuerda a los primeros días del microordenador, la función informática tendrá que lidiar con una multitud de sistemas operativos (Apple iOS, Android, Microsoft, BlackBerry, etc.) con características y funciones muy diferentes. Habrá que hacer concesiones sobre los dispositivos compatibles, lo que a su vez presentará dificultades para el mundo del Bring Your Own Device (BYOD o “tráete tu propio dispositivo”) en el que la mayoría de los dispositivos conectados a los datos corporativos serán proporcionados por los propios empleados.

 

Es necesario desarrollar políticas

Sin embargo, el concepto de BYOD anuncia problemas más complicados relacionados con la privacidad de los datos, la confidencialidad y la seguridad, problemas estos que siempre son la mayor preocupación de los directores financieros. De hecho, directores financieros preguntados recientemente por Oracle citaron la ausencia de una política de gestión de dispositivos móviles como el principal obstáculo para desarrollar un proyecto de inteligencia empresarial móvil. Ese es el motivo por el que los directores financieros y sus homólogos informáticos deben considerar políticas que rijan el uso de aplicaciones corporativas, el almacenamiento de datos corporativos, la accesibilidad a datos privados de los empleados y las condiciones en que se pueden borrar los datos de forma remota cuando un dispositivo ha sido robado.

La buena noticia es que el sector de la informática está respondiendo a estos desafíos. Por ejemplo, un teléfono móvil comercializado recientemente proporciona un muro virtual entre los datos privados y los personales, lo que permite usar el dispositivo de manera segura para el trabajo y para la vida privada. Entre los proveedores de aplicaciones móviles, Oracle proporciona una única plataforma de desarrollo para desarrollar aplicaciones móviles y cualquier dispositivo móvil con la protección de una gestión empresarial adecuada, integración y seguridad para que las organizaciones no tengan que elegir entre una tecnología u otra. La estrategia de escribir código una sola vez para cualquier dispositivo simplifica los problemas de desarrollo, mantenimiento y soporte técnico, lo que supone un ahorro considerable de esfuerzo y dinero y proporciona ventajas empresariales a todos los empleados y a la propia empresa.

Pero aunque los obstáculos técnicos se puedan superar, quedan problemas culturales por resolver. Estudios preliminares de The Future of Work…Unlimited and Novacrea Research Consulting sugieren, contra toda intuición, que los llamados trabajadores móviles en realidad están reduciendo su movilidad al renunciar a la tecnología a favor de reuniones presenciales y llamadas de teléfono. La fiebre móvil puede que se haya apoderado de la imaginación colectiva del mundo empresarial, pero no debemos olvidar que los seres humanos somos por naturaleza una especie gregaria. Como indican los estudios anteriores, parece que las organizaciones necesitaran sufrir un período de gestión de cambio, atendiendo a la cultura de la organización, haciendo más receptivos estos nuevos métodos de comunicación y premiando a aquellos que los utilizan para fomentar una fuerza de trabajo verdaderamente móvil.

 

 

*Este texto fue escrito por Oracle para ser publicado en Forbes Advertorial. Su contenido es de orientación comercial y es independiente de la línea editorial de Forbes México.