Por Karsten Strauss

A principios de este mes, la administración Trump anunció que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos llevaría a cabo acciones para detener a las familias inmigrantes indocumentadas. La declaración provocó protestas en todo el país, y una cohorte que las rechazó notablemente fue la industria hotelera, incluidas algunas franquicias hoteleras de renombre.

De acuerdo con un informe de Associated Press (AP), Marriott, Hilton, Choice Hotels, Best Western, Wyndham, Hyatt, IHG y MGM Resorts, publicaron declaraciones que dicen que no quieren que sus hoteles se utilicen para detener a los migrantes. Los hoteles a veces se utilizan para alojar a los migrantes detenidos antes de ser transportados a los centros de detención o deportados a su lugar de origen, dijo el director de ICE, Matthew Albence, a la agencia de noticias.

No tenerlos como recurso podría conducir a una mayor separación de las familias, agregó. “Si los hoteles u otros lugares no quieren permitirnos utilizar eso, casi nos obligan a una situación en la que tendremos que tomar a uno de los padres y ponerlo bajo custodia y separarlo del resto de sus familia.”

Los sindicatos presionaron a los hoteles para que se resistieran a participar en las acciones de detención del ICE, así como a los clientes que están en desacuerdo con dicha actividad o prefieren no inundar sus lugares de alojamiento con guardias y detenidos. El potencial ojo negro de relaciones públicas podría haber sido el factor decisivo: para un negocio de servicios franquiciado, estar asociado con acciones consideradas indecorosas o crueles no es bueno para la marca y menos para los negocios.

El gigante hotelero Marriot, en un comunicado emitido el 11 de julio, dijo: “Si bien no tenemos una idea particular de si el gobierno de los Estados Unidos está considerando el uso de hoteles para ayudar en la situación en la frontera, Marriott ha tomado la decisión de rechazar cualquier solicitud para el uso de nuestros hoteles como centros de detención “.

También lee: Refugios para niños migrantes: un problema para EU y un negocio para las empresas

IHG, que opera marcas como Holiday Inn, Kimpton y Regent Hotels, emitió una declaración similar, declarando que sus hoteles “están diseñados y destinados al alojamiento voluntario de huéspedes, y no esperamos que sean utilizados para detención involuntaria de ningún tipo”. Choice Hotels International, propietaria de Comfort Inn y Econo Lodge, declaró: “No creemos que los hoteles deban usarse de esta manera y rechazaremos cualquier solicitud para hacerlo”.

Para enviar un mensaje a las cadenas hoteleras de que permitir que ICE utilizara sus instalaciones como alojamiento para migrantes detenidos era un movimiento no deseado, surgió una petición en línea en el sitio web de CREDO Action, una organización que genera solicitudes y moviliza activistas para campañas de cambio social.

Un mensaje adjunto a la petición decía: “dado que el plan de Trump para reunir a los inmigrantes en masa apuntará a muchas familias con órdenes de deportación final, exigir que los hoteles dejen de colaborar con ICE es una forma de poner una llave en la agenda racista de del presidente”.

Manifestantes marcharon a las oficinas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EU, el 13 de julio de 2019 en Chicago, Illinois, pidiendo el fin de la criminalización, la detención y la deportación de migrantes por de las redadas planificadas del ICE.

La solicitud, dijo la portavoz de CREDO, Marissa Barrow, es parte de un esfuerzo de rechazo de una coalición de grupos de base que incluyen Human Rights Watch, MoveOn y UNITE HERE, entre otros. “CREDO Action, MoveOn y Daily Kos recolectaron más de 120,000 firmas de petición para este esfuerzo, que fueron entregadas a las oficinas centrales globales de Marriott y Choice Hotels hace 15 días”, dijo Barrow a Forbes.

CREDO también lanzó una campaña telefónica, pidiendo a los activistas que llamen a la sede corporativa de las cadenas y franquicias de hoteles, incluidos Best Western, Red Roof Inn y Radisson, y expresen su descontento por el uso de hoteles como centros de detención.

Barrow dice que los activistas no cederán: “La coalición de grupos de base continuará llegando y haciendo un seguimiento con las principales compañías hoteleras para garantizar que hagan declaraciones públicas similares rechazando cualquier colusión con ICE en sus redadas”.

No te pierdas: Cámara de Representantes en EU aprueba proyecto del Senado sobre migración

 

Siguientes artículos

La grave ofensiva contra la educación superior
Por

En América Latina, son las universidades, predominantemente las públicas, las que llevan adelante la actividad de invest...