La incertidumbre predominó en la última reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), cuando sus funcionarios decidieron dejar sin movimiento las tasas de interés ante el aumento en las preocupaciones por la debilidad en el mercado laboral y la estabilidad financiera, así como por la preocupación del Brexit.

De acuerdo con las minutas de la reunión del 14 y 15 de junio, los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla en inglés) se mantenían expectantes por la decisión de los británicos sobre salir o quedarse en la Unión Europea, referendo realizado el 23 de junio, y las consecuencias que tendría sobre la economía global.

“Los miembros (del FOMC) estuvieron de acuerdo en que, antes de evaluar si es apropiado otro paso para remover el relajamiento monetario, era prudente esperar información adicional sobres las consecuencias de la votación en Reino Unido”, señalan las minutas.

Asimismo, los responsables de la política monetaria de Estados Unidos mencionaron también una notoria desaceleración de la contratación como otra razón para dejar la tasa de interés sin cambios.

PUBLICIDAD

Un aumento en las preocupaciones por la debilidad en el mercado laboral y la estabilidad financiera, fueron algunas de las señales que la Fed observaba en su última reunión de política monetaria, y consideraban necesario tener más información sobre el empleo, la producción y el gasto antes de decidir un aumento a los tipos de interés.

Sin embargo, las minutas no ofrecieron mayores pistas sobre cuándo estima el banco central hacer su próximo movimiento en la tasa de referencia, ya que ello dependerá de la trayectoria de indicadores clave.

“Las minutas destacaron la posibilidad de que el Brexit afecte negativamente el desempeño económico de Estados Unidos, haciendo referencia en nueve ocasiones al referéndum de Reino Unido del cual se desconocía el resultado en ese momento. (Además) mostraron un lenguaje acomodaticio, pues resulta menos probable que la Fed suba su tasa de referencia después del resultado del referendo”, indicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base.

Las minutas correspondientes a la reunión de junio del FOMC eran esperadas por los inversionistas y analistas debido a que reflejan la visión que tenía la Fed sobre su economía y la del mundo antes de que se diera a conocer el voto británico a favor del Brexit, uno de los principales factores por los que se eliminó en el corto plazo la posibilidad de un aumento de la tasa de interés.

Por otro lado, este miércoles el gobernador de la Fed, Daniel Tarullo, señaló que los mercados financieros mundiales están preparados para hacer frente a los efectos del Brexit, los cuales consideró que se atenuarán con el paso del tiempo.

Asimismo, un evento informativo organizado por el Wall Street Journal, se dijo a favor de esperar a que la inflación se aproxime al objetivo del 2% fijado por el regulador para subir de nuevo las tasas de interés.

“Desde hace algún tiempo vengo pensando que lo mejor es esperar que haya evidencias más convincentes de que la inflación se está moviendo hacia el objetivo del 2% y que se mantendrá en esos niveles. Hasta ahora no he visto ese tipo de evidencias”, apuntó.

Al anunciar su decisión de política monetaria tras la reunión del 14 y 15 de junio, se dio a conocer que varios funcionarios de la Fed rebajaron sus expectativas respecto del número de veces que aumentarán las tasas este año a pesar de que la proyección promedio se mantuvo en dos, y el mercado prevé que la próxima se realice en septiembre.

 

Siguientes artículos

Tecnología inteligente premium: una entrevista con el nuevo presidente de LG México
Por

Las ambiciones del flamante presidente de LG Electronics en México no son modestas: quiere estar a la par de Apple y Sam...