El Dragón asiático está avanzando paralelamente en un sistema financiero interno y uno internacional. Esto quiere decir que en 2014 China representó 16.48% del PIB mundial, mientras que EU 16.28%.

 

 Por Alma Solís

 

PUBLICIDAD

Recientemente el Fondo monetario Internacional (FMI) dio a conocer que China es la primera economía a nivel mundial, desplazando a Estados Unidos. ¿Qué impacto puede tener esto en la región?

Estados Unidos ha sido la mayor economía por mucho tiempo, pero las cifras que presentó el FMI, ajustadas por paridad de poder adquisitivo, señalan que la economía estadounidense equivale a 17.4 billones de dólares (BDD), mientras que la china vale 17.6 BDD. Esto quiere decir que en 2014 China representó 16.48% del PIB mundial, mientras que EU 16.28%.

“En China están ocurriendo grandes cambios en el enfoque del desarrollo económico y de estructura para introducir ciertos elementos del capitalismo”, dijo Pablo Breard, jefe de Economistas de Scotiabank.

Estas transformaciones son la incorporación de los grandes avances en el campo de la producción, como incorporar el capital extranjero que aporta tecnología a China. “En una década el país asiático pasó a ser la fábrica del mundo”, agregó el especialista.

El Dragón asiático está avanzando paralelamente en un sistema financiero interno y uno internacional. “No sólo nos vamos a beneficiar por su actividad económica, su contribución al comercio internacional o por su demanda de materias primas… sino también por el desarrollo de su sector financiero” indicó Breard.

“A medida que China se desarrolle, va a pasar de hacer zapatos y textiles, a hacer autos y aviones. Entonces sí va ser un competidor y ahí tenemos que vernos como una América integral”, señaló el economista de Scotiabank.

Los sectores en los cuales se observa mayor oportunidad son energía y minería. El uso de tecnologías para extraer gas shale (fracking), en las que EU es líder, podrían ser utilizadas en México y China, que son ricos en ese recurso. Además, China es un gran consumidor de materias primas agrícolas y minerales-metálicas.

“La relación entre China y Latam sólo tiene un norte: mayor integración”, aseguró Alberto Bernal, jefe de Investigación y socio de Bulltick.

Para Bernal las oportunidades para crecer el comercio internacional son ilimitadas. Pero advirtió que Latam debe mejorar sus niveles de competitividad para poder vender más y mejor. El reto es que la región mejore la educación, la infraestructura y la justicia, además de que fomente el emprendimiento.

El panorama que plantea Bernal es prometedor. China seguirá siendo un gran consumidor de commodities mientras la urbanización siga en pie. “Hoy día 51% de los chinos viven en las ciudades. Se estima que crecerá hasta 80%”. Es decir faltan unos 300 millones de chinos por llegar a las urbes.

“Tanto en su papel de importador de recursos naturales y materias primas como de inversor, el impacto de la presencia china ejerce efectos muy evidentes en las balanzas de pagos de los países latinoamericanos”, afirma la Cepal en su informe sobre el Panorama de la Inserción Internacional de América Latina.

Por su parte, Felipe Chapman, director de la consultora Indesa, dijo que estaba previsto que el PIB de China superara al de EU. Sin embargo, aún falta mucho para que el PIB per cápita de ambos países sea similar; en cualquier caso, “es buena noticia para Panamá que participa del comercio entre ambas economías”.

 

grafico_china

 

Siguientes artículos

El negocio que floreció por la violencia en México
Por

El aumento en la inseguridad en México ha detonado la generación de nuevos empleos y emprendimientos en el sector de la...