El reloj del cambio climático no se detiene. En 2018, las emisiones globales de carbono alcanzaron un nivel récord y las Naciones Unidas advirtieron que solo tendríamos 12 años para prevenir los efectos catastróficos del cambio climático. Desde entonces, los parlamentos del Reino Unido e Irlanda han declarado emergencias climáticas.

Mientras que los países están haciendo el cambio hacia la energía limpia, pocos se descarbonizan lo suficientemente rápido como para cumplir los objetivos climáticos del Acuerdo de París 2016. Con poco tiempo, algunos científicos han estado trabajando en otras formas de mitigar el calentamiento global, incluida la captura de las emisiones de carbono de las centrales eléctricas y los procesos industriales, y luego los guardan de manera segura bajo tierra.

De CO2 a minerales

En 2012, un equipo de investigadores e ingenieros internacionales comenzaron a inyectar dióxido de carbono (CO2) en una roca de basalto porosa, formada por lava de enfriamiento, en un sitio de prueba subterráneo en el suroeste de Islandia.

Dos años más tarde, casi todo el CO2 se había transformado en minerales de carbonato.

El gran avance del equipo, publicado en la revista Science en 2016, llevó a la ampliación del proyecto CarbFix, que fija el CO2 en la roca, literalmente, en la central geotérmica Hellisheidi, a unos 30 kilómetros de la capital islandesa de Reykjavik.

El proyecto CarbFix, una colaboración entre la empresa de servicios públicos Reykjavik Energy, la Universidad de Islandia, el Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) de Francia y la Universidad de Columbia en los Estados Unidos, ha estado capturando e inyectando alrededor de un tercio del CO2 y las tres cuartas partes del Sulfuro de hidrógeno emitido desde Hellisheidi.

Gracias a su geología volcánica, Islandia tiene enormes recursos geotérmicos que pueden aprovecharse para producir energía limpia. La calefacción y el agua caliente para la mayoría de los hogares islandeses y más de una cuarta parte de la electricidad del país proviene de la energía geotérmica.

Hellisheidi se encuentra en el volcán Hengill, sobre una capa de roca basáltica. El agua debajo del volcán se bombea para hacer funcionar seis turbinas, que proporcionan electricidad y calor a la ciudad capital.

Aunque la energía producida a partir de combustibles fósiles, las plantas geotérmicas emiten algo de CO2, así como el sulfuro de hidrógeno contenido en el vapor.

En un proceso, la directora del proyecto Edda Sif Aradottir describe como “hacer agua de soda”, el CO2 del vapor se captura y se disuelve en grandes cantidades de agua. Esta agua gaseosa se bombea al lugar de la inyección, donde las reacciones químicas convierten el CO2 en minerales. Atrapado en la roca, el CO2 no puede filtrarse desde la tierra hacia la atmósfera.

En todos lados

Las formaciones de basalto se encuentran en todo el mundo y el equipo de CarbFix cree que su modelo podría repetirse en otros lugares. Sin embargo, el proceso requiere grandes cantidades de agua desalinizada, aproximadamente 25 toneladas de agua por tonelada de CO2 almacenado, por lo que están trabajando para adaptarla al agua salada.

“El basalto es en realidad el tipo de roca más común en la Tierra, cubre la mayor parte de los suelos oceánicos y alrededor del 10% de los continentes. Dondequiera que haya basalto y agua, este modelo funcionará”, dijo Sandra Osk Snaebjornsdottir, geóloga que trabaja para CarbFix a la BBC.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU desea ver una adopción más amplia de modelos como CarbFix que eliminan el CO2 de la atmósfera, conocido como captura y almacenamiento de carbono (CCS) y tecnologías de emisiones negativas (NET).

Sin embargo, si bien estas tecnologías pueden contribuir a la lucha contra el cambio climático, su implementación a gran escala probablemente sea difícil y costosa. Los expertos dicen que los enfoques como CarbFix no son “una bala de plata”, y las personas todavía deben hacer un esfuerzo diario para reducir las emisiones.

También te puede interesar:

Cayó ‘huachicoleo’ en 90%, afirma director de Pemex

 

Siguientes artículos

‘La Patrona’: así funciona esta extorsión telefónica dirigida a trabajadoras domésticas
Por

La extorsión telefónica 'La Patrona' se aprovecha de trabajadoras del hogar que entregan dinero con engaños de que su em...