¿Se deben usar exclusivamente fondos provenientes de los socios de la empresa o se debe recurrir al financiamiento externo? Aquí te damos algunas pistas.

 

Por Sara Barajas

 

PUBLICIDAD

Uno de los temas importantísimos al iniciar un proyecto es la obtención de los fondos necesarios para ponerlo en marcha; surge la pregunta de si se deben usar exclusivamente fondos provenientes de los socios de la empresa o se debe recurrir al financiamiento externo, es decir obtención de fondos vía préstamos, emisión de obligaciones o de algún otro instrumento que sea útil para obtenerlos.

El punto medular es saber cuál es el costo de cada alternativa, o de la mezcla de varias fuentes de financiamiento y compararla contra el rendimiento que se obtendrá del nuevo proyecto. Sin duda alguna que en la elección de cada alternativa para financiarse, llevará implícita la decisión conservadora o arriesgada de quienes administran los recursos financieros en la empresa, pero independientemente de cuál sea su postura ante la gestión financiera, la regla básica será que el Rendimiento del proyecto sea mayor a su Costo de financiamiento, lo que se traducirá en agregar valor a la empresa  y por ende beneficios para todos quienes la integran.

El costo de financiamiento es el valor del dinero que se obtiene, ya sea de los socios, de las instituciones bancarias, de proveedores, etcétera. En el caso de los socios el costo de financiamiento son los dividendos que se pagan anualmente a cada socio, de las instituciones bancarias son los intereses calculados con base en la tasa de interés y tiempo pactados al momento de contratar el financiamiento, de los proveedores también es la tasa de interés pactada por gozar de cierto periodo de crédito o por no aprovechar algún descuento por pronto pago.

Conocido lo anterior,  se podrá seleccionar la o las  fuentes de financiamiento con menor costo para generar ese plus que toda empresa requiere al iniciar un nuevo proyecto. Aquí es importante resaltar que dependerá de la habilidad del administrador y de la posición de la empresa en el mercado y frente a sus acreedores para tener la posibilidad de “elegir” las fuentes de financiamiento de menor costo o de negociar dicho costo hasta llegar a alguno razonable y aceptable para el nuevo proyecto.

Sin embargo por sí solo el Costo financiero de cada fuente de recursos no es importante para determinar el Costo total del proyecto, sino también se habrán de considerar conjuntamente con los siguientes elementos:

  • Tipo de fuente,
  • combinación de tasas y montos,
  • efectos fiscales y
  • monto total requerido para el proyecto.

Estos elementos nos determinan el tipo de estructura financiera que tiene la empresa,  y refleja su punto de vista respecto del nivel de apalancamiento que desean incorporar en sus proyectos.

Todo lo anterior servirá para calcular el “Costo de Capital Promedio Ponderado”.

Aprenderemos o recordaremos cómo calcularlo en nuestro próximo encuentro…. Acompáñenme

¡Hasta la próxima!

 

Contacto:

[email protected]

 

Siguientes artículos

El ABC de la exportación (3)
Por

El autor de este blog continúa con la serie de recomendaciones básicas para las empresas que planean exportar. Averigüe...