Por Yadim Trujillo*

Todas las empresas, independiente de su actividad, se encuentran expuestas a incidentes cibernéticos que pueden dañar su trabajo diario o la seguridad de la información. Además de las pérdidas económicas, otro elemento importante es el daño a la reputación de la empresa como consecuencia de alguna de estas causas.

El costo de las pérdidas derivadas de un ataque o falla cibernética varían de un caso a otro y de país a país. Por ejemplo, en Estados Unidos, este costo asciende a 5 billones de dólares, mientras que en Australia suma poco más de la mitad, 2.9 billones de dólares. Sin embargo, un aspecto irreparable como consecuencia de un daño cibernético es la reputación de la empresa afectada, especialmente si se gestionan datos de identidad de terceros que pueden verse vulnerados.

Por lo anterior, lo más recomendable, además de contar con protocolos internos de prevención, es adquirir un seguro que brinde protección ante este tipo de amenazas y sus distintas repercusiones.

La exposición frente a estos riesgos cambia constantemente, ya que los virus y los programas maliciosos tienden a mutar en cuestión de horas. Por esto es imprescindible estar preparado.

Un seguro puede ser el factor determinante cuando la privacidad de una empresa o sus operaciones regulares se ven vulneradas. No solo hay una pérdida patrimonial por gastos de abogado, perjuicios generados a terceros, costos de reemplazo de la información o sistemas y la misma utilidad dejada de percibir por la interrupción del negocio, sino también el costo de expertos necesarios para recuperarse de la situación.

La tecnología, por muy avanzada que sea, no evita que existan amenazas. Es por esto que la cultura de la prevención y preparación juega un papel crítico para todas las empresas: asegurarse es la mejor forma de estar preparado ante los riesgos que puedan afectar en caso de un siniestro cibernético que impacte no solo económicamente a la organización, sino también su operación y su reputación.

 

Contacto: 

LinkedIn: Yadim Trujillo

 

*El autor es Director de Líneas Financieras de Chubb Seguros México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Te recomendamos: Alerta: hackers rusos irrumpieron en la embajada europea en Washington

 

Siguientes artículos

Barcelona, la rebelión en el orden visual
Por

Un cambio de perspectiva que parte del independentismo, la protesta y el enojo.