Por Rodrigo Corradi*

Conocemos la importancia de que los gobiernos integren una mirada resiliente en sus programas para que las ciudades estén mejor preparadas ante la eventualidad de un desastre natural pero también para que sus ciudadanos tengan herramientas que les permitan acceder a mejores oportunidades.

Sin embargo, implementar una estrategia de resiliencia en una ciudad requiere de grandes acciones consensuadas, de altos presupuestos y de un fuerte trabajo técnico para identificar las soluciones más eficaces en términos de costo beneficio. Una integración armónica entre los proveedores de servicios públicos, la gestión del riesgo de desastres y la planificación y el crecimiento urbanos requiere de esfuerzos enormes y coordinados entre todos los actores de la sociedad.

La Municipalidad de Porto Alegre, siguiendo las guías de 100 Resilient Cities, auspiciada por la Fundación Rockefeller (100RC), diseñó la primera estrategia de resiliencia de América Latina que se convirtió en la pieza clave y hoja de ruta para que el Banco Mundial se comprometiera a invertir en este proyecto. El Programa de Asistencia Técnica que las tres entidades diseñaron conjuntamente se enfoca en identificar acciones para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, reducir los riesgos de desastres y restablecer el tejido social y urbano propio de la ciudad.

PUBLICIDAD

Los equipos de trabajo colaboraron de manera integral con comunidades locales y autoridades municipales para comprender mejor los factores que influían en la percepción de que la ciudad tiene bajos riesgos de enfrentarse a un desastre, comportamientos de gestión ineficientes y arraigados, relaciones sociopolíticas conflictivas, entre otros.

La primera acción se tituló “Vivir con inundaciones: un estudio para construir resiliencia con las comunidades de Porto Alegre”. Este se desarrolló bajo un método de investigación participativa orientado en la promoción, que convirtió a las comunidades y funcionarios municipales no solo en beneficiarios del proyecto sino en actores activos del mismo.

Lo más innovador de este trabajo fue el hecho de que el Banco Mundial, en colaboración con Porto Alegre y 100RC, hayan sido capaces de desarrollar una relación de confianza con las comunidades seleccionadas y de superar los desafíos locales que podrían dificultar esta actividad, como son el miedo por parte de la comunidad a agentes externos o posibles amenazas de crimen y violencia contra el equipo de trabajo.

Esta intervención con las comunidades arrojó conclusiones importantes como son: la necesidad de modernizar y expandir el sistema para drenar y bombear el exceso de agua; crear un programa de limpieza urbana que involucre tanto al gobierno de la ciudad como a los residentes;  sensibilizar al público sobre la eliminación adecuada de la basura; considerar el riesgo de inundación al planear el uso de la tierra;  y establecer un sistema integrado para controlar las condiciones y emitir advertencias de inundación.

Pero sin duda, lo más valioso de este trabajo fue el aprendizaje logrado a través de la interacción. No solo a través de las sinergias generadas entre el Banco Mundial, 100RC y la Municipalidad que evidencian la importancia del trabajo transectorial y transversal para construir resiliencia, sino con la comunidad, en pro de atreverse a pensar en posibles intervenciones reales. Por ejemplo, con la creación del Grupo de Acción de Inundaciones (GAIA) que tienes el objetivo general de promover el tema de Resiliencia y Gestión de Riesgos de Desastre en un ambiente que tenga por base la construcción de una plataforma de desarrollo local con apoyo del gobierno, sociedad civil y medios privados.

*Maestro en Relaciones Internacionales, es Director de Asuntos Institucionales y Resiliencia de la Alcaldía de Porto Alegre, Brasil.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México

 

Siguientes artículos

¿Por qué debes sacar tarjeta en la universidad?
Por

Analiza los pros y contras de tramitar una tarjeta de crédito mientras estudias, quizá es tu momento de oportunidad o co...