La economía mexicana no se ha desacelerado como el mercado y los analistas preveían, y el reciente dato del Producto Interno Bruto (PIB) da un piso al dato anual para que alcance al menos un dato de 2.0%, aun si mostrara un poco más de ralentización en lo que resta del año.

Así lo consideró Marco Oviedo, jefe de Investigación Económica para América Latina de Barclays, quien agregó que la reciente cifra del PIB nacional muestra que la economía está creciendo mejor de lo esperado y refleja que algunos sectores no están sufriendo por el llamado “efecto Trump”.

La economía mexicana creció 0.6% en el primer trimestre del año, en medio de la incertidumbre por su relación con Estados Unidos, que se encuentra ligeramente por arriba del 0.5% estimado por analistas, pero menor al 0.7% reportado en el último trimestre de 2016.

De acuerdo con lo publicado el viernes pasado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en su comparación anual, la economía también creció 2.5% frente al primer trimestre del año pasado.

“El dato (del PIB en el primer trimestre del año) muestra que hay sectores de la economía mexicana con un dinamismo sólido, como el de servicios, que no han sufrido por ‘efecto Trump’”, precisó, en relación a que dicha alza se apoyó principalmente en el aumento de 1% en el sector servicios, que representa cerca del 60% de la actividad económica.

Te puede interesar: México tendrá más crecimiento e inflación: Encuesta de Banxico

El economista también consideró que el mercado reaccionará menos al tema de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), siempre y cuando se confirme que seguirá el camino institucional, y no descarta algunos episodios de volatilidad ante situaciones súbitas (como los comentarios de Trump en Twitter) que alteren las conversaciones.

Asimismo, destacó que los mercados se mantendrán atentos en el corto plazo algunos indicadores para evaluar el desempeño de la economía, como:

La producción industrial correspondiente a marzo, donde se espera una recuperación del sector manufacturero, en línea con la fabricación de automóviles.

La producción automotriz en abril, en la que se prevé que no caiga o se presente una corrección no muy fuerte, o en el mejor de los casos siga mostrando ventas al alza; y

Las ventas de la Antad, las cuales se espera que tengan una recuperación.

Por último, señaló que la política fiscal de Estados Unidos también es un factor relevante para los mercados, no obstante, que la información disponible todavía es escueta.

“Si pasa la propuesta de las tasas corporativa, y éstas se vuelven una medida permanente, si podría tener un efecto en México, ya que algunas empresas podrían pensar en irse a EU.

 

Siguientes artículos

Cuando le ponemos la zapatilla al mundo laboral
Por

En la medida en que las organizaciones incorporen prácticas más enfocadas en la justicia, la igualdad y la imparcialidad...