Por Anderson Ramires*

En el nuevo entorno de entretenimiento y medios, los consumidores son cada vez más exigentes y desean ver los contenidos en el lugar, momento y dispositivo que más les convenga.

Una muestra de ello son las plataformas de contenido Over-the-top (OTT), que están en constante evolución. Aunque el segmento de televisión por cable y satélite sigue siendo mayor, los ingresos globales de servicios OTT alcanzaron aproximadamente 38,000 millones de dólares (mdd) en 2018, y se prevé que se dupliquen en 2023, de acuerdo con “Global Entertainment & Media Outlook 2019″.

Dicho estudio también indica que México superará a Brasil como el mercado más grande de OTT en Latinoamérica para 2022, lo cual representa una gran oportunidad para que las empresas reconsideren sus esquemas, productos y objetivos a mediano y largo plazo.

El contenido reina, pero el contexto gobierna

La personalización de la oferta de productos y servicios ha cobrado una gran importancia y los contenidos también deben adaptarse a las preferencias y características de los usuarios, como sexo, edad, hábitos de consumo, capacidad de pago y ubicación geográfica, por mencionar algunas.

Para esto, la recopilación de datos será primordial en el desarrollo de los nuevos modelos de negocio y las ofertas que las empresas presenten a sus consumidores; además, se requiere una inversión enfocada en tecnologías de análisis de datos y en fuerza laboral capacitada para manejarlas.

Un fenómeno que ocurre a través del crecimiento de las plataformas de OTT es la pulverización de contenido. Si bien los usuarios tienen cada vez más opciones, no están dispuestos a pagar todas las suscripciones de los diferentes servicios de Video on Demand para ver lo que quieren.

Por ello, los consumidores querrán tener la mayoría de sus plataformas preferidas en un solo lugar y hacer un pago general para acceder a los productos de su elección. Esta es una oportunidad para que las organizaciones de la industria de entretenimiento y medios se conviertan en “curadores” del contenido.

En México ha aumentado significativamente el consumo de datos móviles gracias a la baja de precios de los dispositivos y servicios, y se espera que la tendencia continúe en los próximos años. Asimismo, se prevé el incremento de infraestructura e inversiones en el sector de telecomunicaciones, con el propósito de ofrecer una mayor conectividad en todo el territorio nacional.

Los próximos pasos

Las empresas que deseen posicionarse en este entorno cambiante deberán enfocarse en los consumidores, innovar y experimentar continuamente, así como prepararse para hacer inversiones importantes en tecnología, infraestructura y análisis y protección de datos.

Para avanzar en la personalización de contenidos, la confianza es un elemento primordial. Por lo tanto, las empresas deberán demostrar que los datos de los consumidores están seguros y lograr que los usuarios vean reflejados los beneficios de compartir su información.

Las empresas y el gobierno tienen el reto de seguir impulsando el crecimiento de la infraestructura, las redes de alto desempeño y el acceso a internet en el país.

En la consecución de estos objetivos, es fundamental que las industrias de telecomunicaciones y medios sigan el ritmo de la evolución tecnológica del entorno de negocios global. Esto incluye la adaptación de los modelos y el incremento de las habilidades de la fuerza laboral para ofrecer una mejor experiencia al consumidor.

*Socio Líder de TMT & Digital Services de PwC México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Dragon Quest Builders 2, preferible en Switch
Por

La segunda entrega del popular juego de construcción y rol, basado en la saga de Dragon Quest, es una aventura que ofrec...