Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, anunció más medidas de apoyo para Petróleos Mexicanos (Pemex) con el fin de ayudar a la compañía durante la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus Covid-19.

Tras dos semanas de desplomes en el precio del petróleo hasta su peor nivel en 21 años, el mandatario dijo que la empresa productiva de Estado  dispondrá de 65,000 millones de pesos (mdp) adicionales por una reducción de impuestos, así como enviar 400,000 barriles diarios  de crudo de exportación a las refinerías para “no malbaratar” su petróleo.

“Son muchos estímulos y no se le está pidiendo a Pemex nada a cambio. Es preocupante. Los 65,000 mdp, con la contracción de la economía que se espera, representan un 0.25% del PIB”, comentó el director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Héctor Villarreal, en entrevista.

TAMBIÉN LEE: En tiempo real, la pandemia que atemoriza al mundo de los negocios

Para 2021, el presupuesto está muy descuadrado particularmente para el fondeo del sector salud y pago de pensiones, mientras que no hay una reestructura de Pemex en su planta laboral “enorme e ineficiente”, con pérdidas multimillonarias y sin separar negocios rentables de aquellos que no generan valor para la compañía, comentó Villarreal.

El mensaje del presidente también resultó ambiguo porque dos días antes, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dijo que reduciría a Pemex la tasa de Derecho de Utilidad Compartida (DUC) de 58 a 54% este año, durante una llamada telefónica sobre los precriterios de política económica 2021, el pasado viernes 3 de abril, por lo que no hay certeza de que se trate del mismo apoyo o uno adicional.

El impuesto DUC representa mayoritariamente los ingresos petroleros del gobierno.

Forbes México consultó a Pemex y Hacienda sobre el tema, pero no obtuvo respuesta hasta esta publicación.

Ante el desplome de precios del petróleo, Hacienda prevé un golpe para las finanzas públicas de 414,700 millones de pesos (mdp) por menores ingresos petroleros durante 2020, de los cuales, 219,000 corresponden a menores ingresos por parte de Pemex.

El pasado de abril, Fitch Ratings degradó aún más la calificación crediticia de Pemex, que ya se considera ‘bono basura’. La calificadora argumentó que la decisión reflejala limitada flexibilidad de la compañía ante la crisis de la industria petrolera ante su elevada carga tributaria, alta nivel de deuda, aumento en sus costos de producción y necesidades de inversión para mentener la producción y restituir sus reservas.

Para Bank Of America (BofA), López Obrador realmente no anunció un nuevo plan económico y no hizo ningún ajuste económico fuerte,  sino “más de lo mismo” en inversión para Pemex y la construcción de la refinería de Dos Bocas.

La institución financiera estadounidense consideró que México se dirige directamente a un problema de sostenibilidad fiscal, ya que la recesión será profunda y el potencial de crecimiento económico está decreciendo.

“Mientras los ingresos caen mucho más de lo que el gobierno estima actualmente, la deuda se incrementará sustancialmente este año”, detalló BofA en un análisis.

El grupo financiero estima que la deuda como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), incluida la deuda de Pemex, crecerá a 58% este año desde 45% de 2019, y por encima de la estimación de Hacienda de 52%.

El director general del CIEP consideró que el apoyo del presidente pudo ser un mensaje de respaldo para tratar de convencer a las calificadoras de riesgo crediticio, pero Pemex también tendría que salir con un plan de negocios más convincente, pues el anterior decepcionó a los inversionistas.

“Pemex, como se está manejando, puede ser un capricho que nos salga carísimo como país”, concluyó Villarreal.

TAMBIÉN LEE: Gobierno de AMLO no apoya a sus empresas en emergencia sanitaria: Goldman Sachs y BofA

 

 

Siguientes artículos

Wall Street sube por señales de recuperación, pese a protestas en Washington y el comercio EU-China
Por

Los tres principales índices iniciaron junio con ganancias de menos de un 1%, el único que no siguió la tendencia fue el...