El empresario mexicano Carlos Slim Helú conoció a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) gracias a los cambios que experimentó el Centro Histórico de la Ciudad de México durante la década pasada.

“Yo no conocía a López Obrador. Cuando fue electo, vino con un amigo mutuo y me invitó a invertir en la Avenida Paseo de la Reforma. No le dije que no. Le propuse invertir en el Centro Histórico”, detalló el hombre más acaudalado de México durante una conferencia de prensa en la que defendió al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), proyecto que ha sido criticado por el líder de las encuestas presidenciales.

El hombre de negocios mexicano, con una fortuna valuada en 71,700 millones de dólares (mdd) según Forbes, consultó al entonces presidente de México, Ernesto Zedillo, y al jefe de gobierno, Cuauhtémoc Cárdenas, si estaban de acuerdo. Ambos respondieron que sí.

“En lugar de hablar de restauración (…) el concepto que establecí y que funcionó fue la revitalización del Centro histórico”, contó Slim durante su conversación con medios de comunicación en el corporativo de Grupo Inbursa, ubicado en las Lomas de Chapultepec.

PUBLICIDAD

Durante agosto de 2001, se formó un consejo consultivo y un comité de 10 personas: tres del gobierno de la Ciudad, tres del gobierno federal y cuatro de la sociedad civil. Entre los miembros estaba el cronista Guillermo Tovar, el periodista Jacobo Zabludovsky y el Cardenal Norberto Rivera, así como el intelectual José Iturriaga, presidente honorario vitalicio. Slim presidió operativamente el comité.

El objetivo de modificar al Centro Histórico, según Slim, era levantar el nivel socioeconómico de las personas que vivían del a zona, que se degradó porque la gente había abandonado la zona, a través del arreglo de escuelas, centros de salud, y la implementación de seguridad con apoyo de las autoridades mexicanas.

Aunque hubo diferencias, el empresario reconoció que hubo gran cooperación de los gobiernos federal y capitalino con el proyecto, además de los vecinos. “Todo el mundo lo apoyó”. Pero también existió conflicto entre el hombre más rico de México y el tres veces aspirante a la presidencia de México: “hubo una diferencia, él no iba a las juntas”, reveló.

La semana pasada, López Obrador acaparó la atención mediática por una respuesta a los compromisos que tendría que enfrentar como posible presidente si vendiera el avión presidencial y, en su lugar tomara vuelos comerciales, expuestos a largos retrasos: “Pues no llegué”.

Después de colaborar juntos para rediseñar el corazón de la capital mexicana, Slim mencionó que el trato fue muy lejano cuando terminó el proyecto. “La última cosa que vimos fue la decisión del presidente Vicente Fox de llevar la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) al Centro Histórico”.

Al ser cuestionado por las promesas de Andrés Manuel de cancelar el proyecto en el que subsidiarias de Grupo Carso participan en la construcción del edificio terminal y la pista 3, Slim dijo lo siguiente:

“Deben plantear ya sus proyectos de gobierno todos los candidatos (…) La racionalidad del proyecto es indiscutible. No veo muchas alternativas. La única que hay es ésta”.

 

 

 

 

 

 

Siguientes artículos

netflix
Netflix supera las previsiones gracias a producción propia
Por

La compañía sumó más suscriptores internacionales de lo esperado en el primer trimestre, gracias a una serie de producci...