Por Natalí FaxasEl bienestar y las recompensas del empleado son altamente valorados por los empresarios dominicanos, pero pocos lo aplican en sus compañías. El estudio “Tendencias Globales de Capital Humano 2018” que realizó la consultora internacional Deloitte arrojó que República Dominicana está por debajo de la media latinoamericana, cuando analiza la aplicación de recompensas al trabajador.

Los resultados de esta investigación, que por primera vez estudió el mercado dominicano, apuntan que abordar los beneficios y recompensas para empleados es “la gran tarea pendiente” de las organizaciones, sintetizó la socia de consultoría sobre capital humano de Deloitte para Centroamérica y República Dominicana, Sofía Calderón. Y esto debido a los bajos números que registró en comparación con los países vecinos.

“Solo 2.4% de las empresas dominicanas están estructurando sus planes de beneficios para sus empleados en función de la personalización y la agilidad. Es muy poco si se compara con sus otros pares”, dijo. En Centroamérica, este valor supera el 6%, y a nivel global, llega al 10%, agregó Sofía.

Las recompensas personalizadas son estrategias que utilizan las empresas para diseñar políticas de recursos humanos y bienestar basadas en competencias. La experta en temas de gestión estratégica y capital humano aconseja, incluso, utilizar datos analíticos personales para edificar estas estrategias. “Por ejemplo, qué te gusta hacer en tu tiempo libre, cuánto tiempo tienes dentro de la empresa, qué estudias o quieres estudiar…”.

PUBLICIDAD

Puedes leer: Población venezolana en RD aumentó siete veces en cinco años

El estudio también arrojó que el 69% de las empresas dominicanas considera que el bienestar en el trabajador impacta directamente en la productividad, pero, paradójicamente, existen pocos programas de bienestar diseñados. “Aunque el 68% de las compañías valora mucho la flexibilidad, solo el 31% está dispuesto a darla. Es decir, la flexibilidad está valorada, pero no estamos dispuestos a darla”, explicó Sofía.

Una de las flexibilidades que salieron a relucir en la presentación del estudio fue que el empleado pudiera laborar en casa, una opción tradicionalmente rechazada por la idea de que no se tiene control sobre los que no están en la oficina. Sofía aclara que estos casos se deben valorar. Esto es, tener la garantía de que esas dos horas que tardará el trabajador entre ir y volver a las oficinas, en medio de un tapón, se traducirán en productividad en el hogar.

Para este estudio de Deloitte participaron más de 11,000 líderes de negocios y recursos humanos en el mundo.

En República Dominicana fueron analizadas 90 empresas. Otro de los hallazgos paradójicos en este país fue que, si bien el 79% de las compañías entienden que los programas de responsabilidad social empresarial son muy importantes, el 75% no tiene planes de bienestar y de responsabilidad social empresarial, contó Sofía.

Malas noticias si se toma en cuenta que en base a los resultados de “Tendencias Globales de Capital Humano 2018”, Deloitte predice que los negocios prácticamente dejarán de ser “negocios” para convertirse en “empresas sociales”. Esto es, tendrán que voltear la mirada hacia sus colaboradores y su comunidad, y dejar de trabajar solo por rentabilidad.

 

Siguientes artículos

República Dominicana, segundo país de AL en dominio de inglés
Por

Desde el 2011 hacia el 2017, República Dominicana pasó del nivel “muy bajo” y la posición 33, al nivel medio y puesto 26...