La asociación Protección de Cultivos, Ciencia y Tecnología (PROCCYT), donde se encuentran algunas empresas como Bayer y Syngenta, defendió el uso del herbicida glifosato para la producción agroalimentaria en el mundo y rechazó que éste cause cáncer, luego de que una asociación estadounidense publicó que encontró maíz transgénico y altos niveles de dicha sustancia en marcas mexicanas.

“No es raro encontrar rastros de pesticidas en los alimentos, ya que son un insumo necesario para proteger a los cultivos de los insectos, enfermedades y malezas. En este sentido, es importante destacar que los niveles reportados por la Asociación de Consumidores Orgánicos (ACO) no representan ningún peligro ni deben generar preocupación”, precisó la asociación líder representante de la Industria de la Ciencia de la Protección de los Cultivos en México.

La ACO publicó que se encontraron concentraciones de glifosato de 5.14 microgramos o partes de billón (ppb) por cada kilo de harina de maíz blanco de la marca Maseca, de Gruma.

Te recomendamos: Harina de maíz cumple con regulaciones y sistemas de calidad: Maseca

PUBLICIDAD

“Estos resultados evidencian la falta de control y de vigilancia sanitaria por parte de las entidades y comisiones de gobierno, responsables de la calidad e inocuidad agroalimentaria y de la protección contra riesgos sanitarios, que dejan a la población mexicana desamparada ante la presencia de herbicidas señalados como probablemente cancerígenos (como el glifosato) y maíz transgénico en los alimentos elaborados a partir de harina de maíz”, refirió la ACO.

Ante ello, la PROCCYT explicó que el glifosato se pulveriza sobre las hojas o tallos, éste llega a las raíces donde bloquea una enzima y la planta deja de crecer, debido a que inhibe la fabricación de ciertos aminoácidos que contribuyen con este proceso.

Cuando la maleza se marchita y cae a la tierra, los residuos del herbicida se descomponen en sustancias como el dióxido de carbono y el fosfato, que no dañan ni impactan la flora, fauna o la salud humana, añadió el organismo.

“El glifosato tiene una historia de más de 40 años de uso seguro. A lo largo de esas cuatro décadas, los investigadores han realizado más de 800 estudios científicos y revisiones que prueban que el uso del glifosato es seguro… El Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (NIH) y la Comisión Conjunta sobre Residuos de Pesticidas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud recientemente reafirmaron que el glifosato no causa cáncer”, añadió la asociación.

Análisis de harina de Maseca halla maíz transgénico y el herbicida glifosato

 

Siguientes artículos

Gasolineras: digitalización, clave para competir
Por

La reforma energética ha dado pie a la descentralización de la participación de mercado de la industria gasolinera, abri...