China y Estados Unidos, las dos economías más grandes del mundo, se encuentran inmersas en una guerra comercial que afecta negativamente el crecimiento económico mundial.

Grupo Financiero Monex señala que el magnate y presidente de la nación más importante del mundo, Donald Trump, ha puesto al mundo de cabeza, generado nerviosismo entre los inversionistas ante los nuevos paradigmas del comercio internacional, al que se suma una especie de “moda” entre algunos países de izquierda que buscan imponer medidas proteccionistas y una mayor presencia gubernamental.

En este nuevo contexto internacional se debate entre los que defienden las medidas de libre mercado y quienes buscan regresar a las medidas proteccionistas. Con el tiempo, lo que se ha observado es que una mayor intervención del gobierno resulta ineficiente, pero ciertamente el libre mercado tampoco ha apoyado a mejorar la calidad de vida de los más necesitados.

Carlos Alberto González Tabares, director de Análisis de Monex Casa de Bolsa, estima que actualmente la economía en Estados Unidos ha logrado uno de los periodos de crecimiento económico más prolongado en su historia, además afirma que hoy en día se observan algunos indicios de desaceleración económica, no sólo en EU sino en el resto del mundo y una guerra comercial entre las principales potencias económicas no ayuda a mejorar el entorno.

Por otra parte, señala que desde principios del año pasado, Estados Unidos inició la guerra comercial con China imponiendo aranceles al acero y al aluminio, y recientemente escaló la medida para imponer aranceles de hasta 25% a importaciones chinas por 200,000 millones de dólares (mdd). Estas medias ya han afectado a la economía mundial, al comercio y a la confianza empresarial, como lo muestran estudios recientes de la OCDE. De prolongarse estas medias o incrementarse, podrían repercutir en un estancamiento de la economía global, aunado a un escenario con presiones inflacionarias ante el incremento en los precios de varios productos. Este escenario no sería bueno para nadie.

Las diferencias entre ambas potencias parecen haberse ampliado en los últimos días pero el optimismo de que Estados Unidos y China alcancen pronto un acuerdo se fundamenta en primer lugar, en la estrategia que ha usado en el pasado el presidente Trump para negociar, cuando está ya muy cerca de “cerrar” un trato, prefiere “echarse para atrás” y exigir un poco más, con la finalidad de ganar unos puntos adicionales, consideró el director de Análisis de Monex, quien además afirma que por el lado contrario, encontramos a un país que está haciendo su tarea de mantener estable su economía de una manera sensata, pero sin presiones de tiempo, y que busca integrarse al comercio internacional de la mejor forma posible, así pues, tendría razones para negociar con disposición un acuerdo, siempre y cuando, obviamente no afecte a su economía.

Es por ello que un acuerdo es posible, y si se logra, sería una muy buena noticia pues podrían ayudar a postergar o evitar una “gran desaceleración”, no sólo entre ambos países, sino también a nivel global.

Grupo Financiero Monex considera que si Estados Unidos logra un acuerdo comercial con China, y con ello revertir su déficit comercial con el país asiático, esto implicaría para China tener que comprar productos norteamericanos por el equivalente a esta cantidad, lo que podría elevar la demanda agregada de la economía de Estados Unidos en aproximadamente 2.0%, algo similar a un estímulo económico como la reforma fiscal propuesta por Trump en 2017, lo que implicaría un mayor uso de la capacidad ociosa de Estados Unidos y que se mantenga el su crecimiento económico, además se eliminarían los aranceles recíprocos, lo cual favorecería no sólo el comercio entre ambos países, sino también entre economías relacionadas, además, podría dar mayor certidumbre y confianza a los inversionistas y consumidores, postergando el escenario de desaceleración que ha rondado en los mercados recientemente.

Los mercados a nivel mundial ya están sufriendo las consecuencias de la incertidumbre comercial, las bolsas han caído y las divisas principalmente de países emergentes han presentado un deterioro. En los próximos días o semanas, los gobiernos de Estados Unidos y China continuarán las rondas de negociación, donde esperamos que se logre un acuerdo pronto que elimine la incertidumbre actual, concluyó Carlos Alberto González Tabares.

Para mayor información, consulta a los expertos financieros en www.monex.com.mx

Te puede interesar:

Monex prevé transición ordenada y con mensaje de estabilidad

Te recomendamos:

 

Siguientes artículos

Guerra comercial detona la reducción del riesgo
Por

La renta variable, que es de hecho altamente líquida y sensibles a los giros del crecimiento económico, ha reaccionado d...