DW.- Hay preguntas en la vida que, a primera vista, parecen completamente estúpidas, pero todavía dan trabajo a científicos serios. Eso incluye la siguiente pregunta: ¿Es el canibalismo una buena alternativa a comer ciervos, ganado u otros animales? Es decir: ¿vale la pena desde un punto de vista puramente nutricional?

Y ya que estamos en ello, ¿qué partes del cuerpo humano aportan calorías extra? Estas preguntas fueron investigadas por el arqueólogo James Cole, de la Universidad de Brighton, en el Reino Unido.

Su resultado: los humanos no son proveedores de carne particularmente productivos. Esto se debe a que un humano pesa solo 65.99 kilogramos en promedio, de los cuales solo 24.9 kilogramos son de carne muscular. El valor nutricional de la carne también es relativamente bajo, con 1,300 calorías por kilogramo. “Un solo caballo ofrece muchas más calorías que cinco o seis personas conjuntas”, cuenta James Cole en entrevista con DW. “Además, los humanos se defienden y son animales de presa bastante peligrosos”.

“Son las caderas, estúpido”

PUBLICIDAD

Esto es un punto claramente en contra del canibalismo y podría explicar por el consumo de congéneres humanos no prevaleció en la evolución. Para cazadores con experiencia, los mamuts eran objetos mucho más gratificantes. Por cierto, ya que se interesa por el tema, el contenido calórico más elevado lo proporciona el tejido adiposo humano, que, ciertamente, no será la parte más sabrosa. Si puede elegir una parte del cuerpo humano, debe elegir las caderas, que, según los resultados del científico Cole, proporcionan más del décimo del valor nutricional total de una persona.

Cuando James Cole presentó sus resultados en la ceremonia del Premio Nobel en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), EU., el pasado fin de semana, se escucharon muchas risas en  el público. Los ganadores del Premio Nobel son honrados por sus extravagantes ideas “que hacen reír primero y luego pensar”, según su autodefinición.

En su discurso después de recibir el premio en la categoría de nutrición, Cole aseguró “que en su investigación, ninguna persona resultó herida”.

Estudios científicos muy serios

Por cierto, el arqueólogo Cole tiene un objetivo de investigación muy serio: estudia la vida de los neandertales y otras especies humanas extintas. Ellos también se comieron a otras personas. Huesos fósiles con marcas de mordiscos lo demuestran.

El británico quiere demostrar con su estudio que los neandertales no se comieron a otras personas por razones nutritivas. La espiritualidad podría haber jugado un papel mucho más importante. ¿Quizás se querían apoderarse de su enemigo a través del canibalismo?

Pero queda aún una pregunta: ¿a qué sabe la carne humana? “La textura de la carne humana se ha comparado con la del cerdo”, dice Cole. “Pero yo y mis colegas nos preguntamos si en la epoca de los neandertales no solía saber mucho más a carne de caza. Éramos mucho más activos por esos tiempos”.

Por Brigitte Osterath

 

Siguientes artículos

Los héroes de traje azul del S19 que son unos auténticos multinacionales
Por

“Los civiles son los auténticos héroes, nosotros nos entrenamos para este tipo de cosas, pero ellos sin algún entrenamie...