Las áreas que serán penadas incluyen la distribución a menores,  ingresos de marihuana  enviados a agrupaciones delictivas, tráfico interestatal y cultivos en tierras públicas.

 
Reuters

 
En una medida que los defensores de la marihuana elogiaron como un cambio histórico, el Gobierno de Estados Unidos comenzó a dar a los estados del país mayor libertad para experimentar con la legalización de la marihuana, permitiendo que Colorado y Washington presenten nuevas leyes permitiendo su uso recreativo.

El Departamento de Justicia dijo que cambiará el foco en la persecución del uso de marihuana a nivel nacional, presentando cargos sólo en ocho áreas definidas -como su distribución a menores- y dará más libertades a los usuarios, cultivadores y negocios relacionados que temían ser juzgados.

PUBLICIDAD

La decisión pone fin a casi un año de deliberaciones dentro del Gobierno del presidente Barack Obama sobre cómo reaccionar al creciente movimiento para flexibilizar las leyes sobre la marihuana en Estados Unidos.

Los defensores de la legalización saludaron el anuncio como un gran paso hacia el fin de lo que llamaban “la prohibición de la marihuana”.

“El anuncio de hoy demuestra la visión política y a futuro que hemos buscado de parte de la Casa Blanca por largo tiempo”, dijo Ethan Nadelmann, director ejecutivo de Drug Policy Alliance, un grupo a favor de la legalización de la marihuana.

“Debo admitir, esperaba una luz amarilla de la Casa Blanca (…) Pero esta luz se ve más verde de lo que esperaba. La Casa Blanca básicamente le está diciendo a Washington y Colorado: Procedan con precaución”, dijo en un comunicado.

La marihuana sigue siendo ilegal y fuertemente controlada bajo las leyes federales, pese a que unos 20 estados y el distrito de Columbia permiten el uso médico de la marihuana. Los votantes de Colorado y Washington legalizaron el uso recreativo en comicios de noviembre del 2012.

Obama dejó en claro que no buscaba medidas severas cuando dijo a ABC News en diciembre que “no tiene sentido, desde un punto de vista de prioridades, que nos enfoquemos en los usuarios de drogas recreacionales en un estado que ya ha dicho que es legal”.

La libertad de los estados se otorgará sólo si se demuestra que no se puede controlar la droga, dijo el Departamento de Justicia en un comunicado.

Un 42% de los estadounidenses de 12 años en adelante ha usado marihuana en algún momento, según un sondeo realizado el 2011 por la Oficina de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias. Obama reconoció haber usado marihuana cuando era joven.

Las áreas que serán penadas incluyen la distribución a menores, situaciones en que los ingresos de la marihuana sean enviados a agrupaciones delictivas, tráfico interestatal y cultivos en tierras públicas.

 

Siguientes artículos

El Dilema de Obama
Por

La  Casa Blanca ha expresado que no habrá invasión en Siria sino  un escarmiento para que Asad no vuelva a usar armas qu...