Evo Morales anunció esta tarde su renuncia a la presidencia de Bolivia, pero señaló que “la lucha aún no termina”.

Morales deja el cargo tras casi 14 años en el poder y en medio de la profunda crisis desatada por las denuncias de fraude en las elecciones del pasado 20 de octubre.

“No estoy escapando”, dijo Morales, al tiempo que recalcó su postura de que ha sido víctima de un golpe de Estado. No hay motivos para escapar porque “no he robado nada a nadie”. “Miles y miles de obras, gracias al crecimiento económico logrado, avalan nuestra gestión”, agregó.

En su mensaje a la nación para explicar su renuncia y la de su compañero de fórmula y gobierno, el exvicepresidente Álvaro García Linera, el líder indígena subrayó que dejan una Bolivia liberada, un país con futuro, y alertó que “seguiremos luchando con el pueblo para que no se nos caiga Bolivia”.

La lucha sigue, precisó el exmandatario, para luego advertir que “el sistema capitalista no es la solución de la humanidad”, sino el socialismo, que guio todo su obrar desde que llegó al poder en 2006. “El imperialismo es causa de males, no solución”, “que no vuelvan las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI) a Bolivia”, añadió.

El presidente boliviano dijo que presentará su renuncia, después de que el ejército le sugirió que dimitiera y sus aliados se apartaran de sus funciones ante una dura reacción social tras las disputadas elecciones del mes pasado.

La declaración televisada se da a unas horas de que la convocatoria de nuevas elecciones tras las “irregularidades” detectadas por una auditoría del proceso hecha por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Con información de Notimex y Reuters.

 

Siguientes artículos

Socialistas ganarían elecciones españolas: sondeo
Por

Los conservadores del PP serían el segundo partido más votado, seguido por el partido de extrema derecha Vox, según encu...