Por Eugene Kaspersky*

“Juntos por un mejor Internet” es el tema del Día del Internet Seguro de este año; este llamado a la colaboración llega en un momento en que los escándalos de privacidad corporativa, las epidemias globales de ransomware, los ataques de las Naciones-Estado y el mundo cibercriminal, que se expande rápidamente, amenazan con destruir al Internet.

El concepto inicial de Internet como una herramienta para acercar al mundo se está erosionando, con la creciente presión hacia las empresas y gobiernos por reforzar sus defensas frente a amenazas cada vez más sofisticadas de múltiples actores. Con los aumentos en los ataques contra organizaciones e infraestructura del gobierno, así como contra cadenas de suministro e individuos, las naciones querrán proteger a sus ciudadanos e industrias, y la forma más sencilla de hacerlo es cerrar la puerta. Como resultado, nuestra industria, la ciberseguridad, se enfrenta a una ruptura y una separación a lo largo de líneas geopolíticas y regulatorias, lo que nos dificulta mucho más poder proteger a todos.

Especialistas prevén año complicado para ciberseguridad

A medida que la confianza entre las naciones se erosiona, el Internet corre el riesgo de volverse cada vez más militarizado, con más ciberarmas creadas para hacer frente a las amenazas de otro país. Sin embargo, siempre existe el riesgo de que esas armas puedan caer (y de hecho lo están) en manos de ciberdelincuentes que no tienen afiliación con ningún país y que, en cambio, las usan simplemente para ganar dinero o generar caos, sin preocuparse por a quién afectan en el proceso. Los ciberdelincuentes aprovecharán las oportunidades que ofrece la reducción de la competencia internacional mientras continúan explotando el miedo e innovando libres de las fronteras nacionales.

23% de los mexicanos declara haber sido hackeado: Kaspersky

La ciberseguridad se enfrenta ahora a una opción: fragmentación y aislamiento, sumado a que las naciones se excluyan entre ellas y la cancelación de proyectos internacionales; o la tarea más valiente y desafiante de mayor colaboración e inteligencia compartida. Necesitamos una comunidad unida contra las amenazas cibernéticas que no conozca fronteras. Un panorama abierto que fomente una industria de ciberseguridad vibrante y competitiva conduce a mejores tecnologías y una mayor protección para todos. Por otra parte, la fragmentación solo interrumpe nuestra capacidad combinada para luchar contra los delincuentes.

No podemos hacer retroceder el reloj, pero todavía soy bastante optimista. Sí, el mundo en línea se ha vuelto muy oscuro, misterioso y opaco en algunos lugares, pero nosotros y otros como nosotros tenemos el poder de encender las luces, incluso en nosotros mismos: al ser más transparentes y dar pruebas a las personas de que pueden confiar en nuestra industria.

Ya comenzamos: a través de nuestra Iniciativa de Transparencia Global estamos haciendo que nuestro código se encuentre disponible para revisiones independientes, adaptando cómo creamos los productos, actualizaciones de software y reglas de detección de amenazas. Además, cambiamos cómo y dónde procesamos los datos de muchos de nuestros usuarios en todo el mundo. Junto con otros colegas de ciberseguridad, continuaremos presionando para que haya una colaboración y puertas abiertas.

Exhortamos al mundo a que escuche el mensaje del Día del Internet Seguro de este año y nos demos cuenta de que solo trabajando juntos podremos salvar al mundo de las ciberamenazas.

*Eugene Kaspersky es cofundador y director general de Kaspersky Lab, una firma de seguridad cibernética. 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Qué es Confetti? El juego de Facebook que suma legiones y regala dinero
Por

El modelo de negocio de este juego responde a inversión y financiamiento que realiza la red social para empujar nuevos p...