Las farmacéuticas Novartis y Bayer donaron al gobierno de Estados Unidos 31 millones de dosis de dos medicamentos avalados para ser probados como tratamientos contra el Covid-19, causado por el coronavirus que desató una pandemia.

Sandoz, la división de genéricos y biosimilares de Novartis, donó 30 millones de dosis de sulfato de hidroxicloroquina, en tanto que Bayer Pharmaceuticals entregó un millón de dosis de fosfato de cloroquina; ambos fármacos son empleados para tratar la malaria, lupus, artritis y otras enfermedades.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés) recibió las donaciones y trabaja en el envío de las dosis para ensayos clínicos y para ser administrados directamente a pacientes hospitalizados con Covid-19.

“El sulfato de hidroxicloroquina y el fosfato de cloroquina son medicamentos recetados orales aprobados para tratar la malaria y otras enfermedades. Aunque actualmente no hay tratamientos aprobados para Covid-19, ambos fármacos han mostrado actividad en estudios de laboratorio contra coronavirus, incluido el SARS-CoV-2 (el virus que causa Covid-19)”, indicó HSS en un comunicado.

“Los informes anecdóticos sugieren que estos medicamentos pueden ofrecer algún beneficio en el tratamiento de pacientes hospitalizados con Covid-19. Se necesitan ensayos clínicos para proporcionar evidencia científica de que estos tratamientos son efectivos”.

Con el aval del presidente Donald Trump, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) emitió una Autorización de Uso de Emergencia para usar y distribuir los fármacos, el primer permiso de este tipo para luchar contra el Covid-19.

Lee también: EU prueba contra coronavirus medicamento para malaria; Israel intenta con uno para VIH

Aunado a esto, el Departamento de Salud estadounidense financia ensayos clínicos de dos medicamentos, Kevzara (sarilumab) y remdesivir, y apoya también el desarrollo de otros tratamientos terapéuticos potenciales, vacunas y pruebas de diagnóstico para Covid-19.

Por otro lado, la FDA trabaja con los fabricantes de cloroquina e hidroxicloroquina para aumentar la producción y garantizar que estos medicamentos también permanezcan disponibles para los pacientes que dependen de ellos para el tratamiento de la malaria, el lupus y artritis reumatoide, señaló HHS.

Algunos estados y farmacias minoristas también han tomado medidas para preservar el suministro de estos y otros medicamentos para estos pacientes, añadió.

No te pierdas: Así va la carrera para crear la vacuna contra el Covid-19

 

Siguientes artículos

Tecnologías para el Desarrollo Sustentable: oportunidad única en la Universidad Anáhuac
Por

La reciente crisis global, enmarcada en la pandemia del COVID-19, ha obligado a millones de personas a confinarse en sus...