Cuando Ford canceló la construcción de una nueva planta en San Luis Potosí, no solo se llevó consigo una inversión de 1,600 millones de dólares (mdd), ello implicó que proveedores también dieran marcha atrás a producir para el proyecto de la automotriz estadounidense en ese estado.

Ejemplo de ello es Faurecia, autopartista francesa que ya no concretó el negocio con Ford.

“Por ejemplo, cuando llegó el nuevo presidente (de EU), había un negocio muy grande que nosotros íbamos a arrancar en San Luis Potosí e implicaba también expandir la planta que tenemos allá”, dijo Juan Farías, vicepresidente de Faurecia Interiores de México, al ser cuestionado sobre afectaciones por la renegociación del Tratado de Libre comercio de América del Norte (TLCAN) tras la llegada de Donald Trump a la presidencia.

Al respecto, el directivo señaló que la firma ha sustituido ese negocio con aproximadamente seis clientes más de manera más agresiva.

“Finalmente, la planta de ese cliente ya no se hará ahí, ese auto ya no se fabricará ahí y nosotros ya no tenemos ese negocio, pero buscamos tener nuestras plantas llenas con diferentes clientes”, señaló el directivo en entrevista con Forbes México.

La empresa tenía previsto abastecer de autopartes como tableros, puertas y consolas centrales a la automotriz estadounidense.

Ford pagará al gobierno de San Luis Potosí 65 millones de dólares (mdd) por la cancelación de su planta armadora, así lo anunció el gobernador de la entidad, Juan Manuel Carreras López.

La automotriz había informado que pagaría los gastos realizados por el gobierno estatal.

Publicidad

“Las Secretarías de Finanzas y de Desarrollo Económico estatales procederán a hacer la cuantificación de los recursos erogados y realizarán las gestiones correspondientes”, informó la administración de Carrreras López en un comunicado.

De igual manera, la automotriz estadounidense informó que exportará el Focus desde China a Norteamérica en 2019, en lugar de hacerlo desde México como se tenía planeado inicialmente.

Así como pasó con Ford, la firma American Axle Manufacturing (AAM) se vio afectada por el traslado desde México a Estados Unidos de la producción de ejes para las camionetas pick up de General Motors, pues esta empresa es quien provee a la también automotriz estadounidense de dichas autopartes.

En junio de 2017, Faurecia inauguró la ampliación de sus instalaciones en la planta de Huejotzingo, Puebla, para lo cual se invirtieron 600 millones de pesos (mdp).

La planta, que comenzó sus operaciones en el Parque Industrial Ciudad Textil hace cinco años, duplicará su tamaño de 10,000 a 20,000 metros cuadrados.

Con la expansión de la planta, donde se producirán paneles de puertas y tableros de Instrumentos Premium para autos de última generación, se crearán 600 nuevos empleos.

“Con esta expansión, la planta de accesorios será la primera en su tipo en cualquier lugar del mundo fuera de Europa, lo que creará empleos especializados”, comentó Donnald Hampton, presidente de Faurecia Interiores Norteamérica, en conferencia de prensa.

El complejo abastece a empresas como Audi, BMW y FCA desde Puebla, para el mercado mexicano, estadounidense, brasileño y el europeo.

Te recomendamos: Hyundai acelerará sus ventas con nuevo Accent Hecho en México

 

Siguientes artículos

La familia rusa que quería construir una Trump Tower en Moscú
Por

Los Agalarov cuentan entre sus amistades a dos de los hombres más poderosos del mundo, Donald Trump y Vladimir Putin, y...