El Buró Federal de Investigación (FBI) de Estados Unidos contrató a hackers para desbloquear el iPhone utilizado por el autor del tiroteo en San Bernardino, California, donde murieron 14 personas, según fuentes citadas por The Washington Post.

Una juez federal de Estados Unidos había ordenado a la compañía Apple ayudar al FBI a desbloquear e ingresar a los datos del dispositivo, a lo cual la compañía se oponía, ya que lo consideraba una amenaza para sus clientes.

Sin embargo, después el Departamento de Justicia estadounidense informó que había tenido acceso con éxito a los datos del iPhone sin la ayuda de Apple, por lo cual pidió a un tribunal revocar la orden judicial contra la empresa.

De acuerdo con el diario, los hackers identificaron un defecto de software, con lo cual el FBI creó una pieza de hardware que les permitió acceder a los datos del dispositivo móvil.

PUBLICIDAD

Los mercenarios cibernéticos contratados están especializados en identificar vulnerabilidades en el software y en algunos casos trabajan con el gobierno estadounidense.

Dicho método permitió a los hackers descifrar el código personal de cuatro dígitos sin activar algún mecanismo de seguridad de Apple, para evitar que se eliminaran los datos del dispositivo en caso de usar códigos incorrectos.

En un documento de dos páginas publicado hace unos días, el Departamento de Justicia aseguró que el gobierno ya no requería la asistencia de Apple.

El iPhone en medio de la disputa fue utilizado por un sujeto que realizó en diciembre pasado un ataque en San Bernardino, California, junto con su esposa, en el que mataron a 14 personas y dejaron a otras 22 heridas.

El periódico israelí Yedioth Ahronoth dijo que la empresa local Cellebrite,un proveedor de software forense móvil, estaba ayudando al FBI en su intento para desbloquear el iPhone usado por uno de los atacantes de San Bernardino.

Apple fue apoyada por Google de Alphabet Inc, Facebook Inc, Microsoft Corp y por cerca de una docena de compañías de internet durante su enfrentamiento legal con el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Apple se opuso a un dictamen judicial que le ordenaba ayudar al FBI a desbloquear el iPhone recuperado de uno de los autores del mortal ataque en la ciudad de San Bernardino, intensificando una disputa entre empresas de tecnología y las autoridades estadounidenses sobre los límites de la encriptación.

El presidente ejecutivo de Apple, Tim Cook, dijo que la demanda de la corte amenazaba a la seguridad de los clientes de la gigante de la tecnología y tenía “implicaciones mucho más allá del caso legal ante nosotros”.

El FBI ha estado investigando las posibles comunicaciones de la pareja con el Estado Islámico y otros grupos militantes. “Apple tiene los medios técnicos exclusivos que ayudarían al Gobierno a completar esta búsqueda, pero ha declinado a entregar esa ayuda en forma voluntaria”, dijeron los fiscales.

Expertos en tecnología y defensores de la privacidad sostienen que forzar a las empresas estadounidenses a debilitar sus métodos de encriptación haría que los datos privados sean más vulnerables a piratas informáticos, minaría la seguridad de internet y daría una ventaja competitiva a firmas en otros países.

“El Gobierno está pidiendo a Apple que entre a los sistemas de nuestros propios usuarios y que mine décadas de avances en seguridad que protegen a nuestros clientes, incluyendo a decenas de millones de ciudadanos estadounidenses, de piratas informáticos sofisticados y cibercriminales”, afirmó Cook en una carta a clientes publicada en el sitio web de Apple.

Al final, el gobierno de Estados Unidos rompió los candados que Apple no quiso abrir.

 

(Consulta: El asunto desde la óptica de las autoridades mexicanas)

 

Siguientes artículos

Peso se mantiene estable y BMV sube en inicio de jornada
Por

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) reportaba un incremento de 0.66% a 45,388.36 puntos.