El estado de Yucatán aguarda en su interior una de las 7 maravillas contemporáneas del mundo, Chichen Itzá. Pero éste no es el único atractivo que esconde el estado más seguro de México, ofrece muchas cosas por hacer y conocer, entre ellas sus mágicas y lujosas haciendas, otras ruinas de suma importancia en la historia universal y lo mejor, todo se encuentra -en promedio- a 40 minutos de Mérida, la capital denominada como la Ciudad Blanca.

Primera parada: Izamal, Ciudad de las 3 culturas

Aquí comienzan las primeras 24 horas de las 72 en Yucatán, justo a la mitad de la península. Es conocida como Ciudad de las 3 culturas porque aquí emergieron 3 periodos históricos, las pirámides Mayas, el convento de San Antonio de Padua con influencia española y la vista armoniosamente amarilla.

Este es un pueblo mágico ubicado a 72 km de Mérida, el gran atractivo además de la tranquilidad que se respira ahí, es que todo el pueblo está pintado de color amarillo. Los hoteles, tiendas de autoservicio, restaurantes e incluso la iglesia, respetan este colorido arquitectónico, distintivo que marca la identidad de Izamal. Entre sus atracciones principales están las ruinas de Kinich Kakmó, éstas resguardan la pirámide más alta de Yucatán y la tercera más grande de México.

Después, vale la pena conocer el convento frente a la plazuela y finalmente hospedarse en un hotel boutique al otro lado de la acera. La Casa de los Artistas, es una excelente opción de hospedaje que además sorprende, ya que se trata de una entrada que pudiera pasar desapercibida, pero que al interior resguarda una hacienda como esta.

Lee también: El paraíso inmóvil de las haciendas yucatecas.

Segunda Parada: Ruta Anillo de los Cenotes

Ésta es una zona que conjunta 16 cenotes. Está ubicada a 49 km de Mérida, aquí recomendamos visitar el Cenote de Yaal Utsil que es de tipo abierto de caída libre y tiene una escalera de 12 metros.

PUBLICIDAD

Lo increíble de este lugar es el color azul intenso y los 25 metros de largo por 39 de ancho, con 49 metros de profundidad. Pero lo atractivo no solo es lo que la vista percibe, sino la historia inmersa en esta zona, aquí han encontrado huesos y restos de felinos, se rumora que probablemente sean de jaguar, y vasijas. Se recomienda ir acompañados de guías y el uso de chalecos salvavidas para hacer de esta experiencia única y segura.

Última parada: Mérida y Hacienda de Itzincab Cámara

Llegamos a las últimas horas en la visita de Yucatán, donde recomendamos no dejar de probar la mejor comida en la capital. El restaurante Oliva Enoteca, a unas calles de Paseo Montejo, es del chef Stefano Marcelletti, uno de los mexicanos que ayudó en la cena del Hokol Vuh al creador René Redzepi.

Aquí hay comida italiana con toques mexicanos, no olviden pedir una michelada para el calor y, como platillo, el lechón para irse con un excelente sabor a Mérida. Y cuando llegue la hora de descansar, es necesario conocer una de las haciendas más enigmáticas de Yucatán como lo es la de Iztincab Cámara. Una hectárea completa compone el resort, aquí se ubica una alberca, spa y amplia distancia entre una habitación y otra, es el lugar perfecto para disfrutar de la naturaleza y el sonido de las aves acompañada de un cóctel de frutas con una limonada con agua mineral y sal.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

El coctel Forbes creado por un experto en ginebra
Por

Boris Ivan, embajador del gin London No. 1, creó un cóctel exclusivamente para Forbes Life. Él nos comentó, entre copas...