Japón es un país que se caracteriza por su comida y sus tradiciones pero recientemente también ha comenzado a destacar por sus originales whiskys japoneses, imponiéndose en el mercado incluso como una industria productora de muchos de los mejores del mundo, haciéndole frente a la competencia escocesa. 

La historia de esta producción se remonta al siglo XX, cuando se comenzó a fabricar whisky artesanal en esta isla, pero no fue sino hasta 1923 que nació la industria japonesa de whisky como tal, con la construcción de la Destilería Yamazaki, del grupo Suntory, la primera destilería oficial. Shinjiro Torii es conocido como el padre del whisky japonés y también es el fundador de dicha empresa. Masataka Taketsuru, otro de los padres de este licor, trabajó con Torri durante muchos años.

Más tarde, en 1929, se puso a la venta el primer whisky japonés genuino, bajo esta marca. Un whisky de malta que, en principio, no triunfó debido a su sabor ahumado, muy fuerte para el delicado paladar japonés. Sin embargo, en 1937 apareció Kakubin, una botella representativa de Suntory que contenía un sabor más delicado, mismo que sí agrado a la población.

PUBLICIDAD
SuntoryWhisky*

Botella Kakubin, Suntory

Posteriormente Taketsuru funda su propia destilería, Nikka, y a partir de esta apertura surgieron muchas otras empresas dedicadas a la confección de esta emblemática bebida y la industria creció exponencialmente hasta convertirse en lo que es hoy en día.

Catar un whisky japonés

El whisky blended es el más consumido en Japón; éste puede tomarse en un vaso largo solo o con hielo, aunque también es común consumirlo mezclado con agua caliente, en invierno, o con agua fría durante el verano. En Japón, es común beber whisky con la comida; de esta forma marida mejor con los platos tradicionales del país.

No obstante, si se desea apreciar realmente los matices inmaculados del destilado, lo más recomendable es tomarlo puro, sin añadir hielo ni líquidos carbonatados; únicamente con un poco de agua que podría ayudar a realzar los aromas y el sabor.

between two halfs

También te puede interesar: Los mejores cocteles de whisky de la ciudad

 

Los 7 sobresalientes

Hibiki 21

Este whisky goza de varios reconocimientos a nivel mundial. En 2014 ganó el premio Liquid Gold de la Bilblia de Whisky de Jim Murray. También, en ese año, fue galardonado con el premio Best Japanese Blend por World Whiskies Awards, galardón que obtuvo nuevamente al año siguiente. Esta mezcla goza de una nota dulce y caramelizada, con un toque de nuez y limón; grosella negra y pera, así como un sabor a vainilla, con un toque de jerez y caramelo oscuro. Su sabor es amaderado y dulce. Deja un sabor prolongado con una pinta a ahumado. Es un producto de la Destilería Suntory y tiene un proceso de añejamiento de 21 años. 

Hibiki*

Yamazaki 25

Este distintivo whisky es añejado en barricas de jerez durante todo su proceso de maduración; lo que le otorga un sabor frutal, amaderado y con notas de jerez. En 2013 fue el ganador del premio Best Japanese Single Malt por World Whiskies. En el 2014 fue acreedor de dos reconocimientos más; Japanese Single Malt 21 Years and Over y, nuevamente, Best Japanese Single Malt. Este licor pertenece a la Destilería Yamazaki y tiene una edad de 25 años.

Yamazaki*

Taketsuru 25

Se trata de una combinación de dos maltas únicas de Nikka; por lo que mezcla la fuerte personalidad de la Destilería Yoichi y la precisión de la Miyagikyo. Este whisky presenta una fusión entre la tradición y la innovación, entre lo delicado y lo fuerte; una malta pura que representa un atributo para Masataka Taketsuru. Está hecho a partir de destilados añejados por 25 años; ofrece aromas florales con suaves notas de jerez y un toque dulce, proveniente de su larga maduración en barricas de roble.

 Taketsuru*

Hakushu 18

Este elixir que forma parte de la Familia Suntory goza de un color dorado profundo y un sabor suave y sedoso, con notas florales. Presenta un olor característico a pera, menta y orégano con una pizca de ahumado. En cuanto al sabor, se detecta una fusión de jazmín, mango, membrillo y mentol. Deja un sabor prolongado, ahumado y un poco amargo. Esta etiqueta ha sido homenajeada por International Spirits Challenge, San Francisco World Spirits Competition, International Wine & Spirits Competition, World Whiskies Awards y la revista, Icons of Whisky, entre otros.

Hakushu*

Togouchi 18

Por su parte, éste consiste en un whisky blend de 18 años, perteneciente a la Destilería Chugoku Jozo y forma parte de la Familia Togouchi. Para su elaboración sus elementos son añejados en túneles y no en bodegas, lo que altera su sabor y lo hace único. Esta mezcla es una de las más añejas de la marca, lo cual se refleja en la intensidad de los aromas y sabores a roble, con toques a fruta.

Togouchi*

Hanyu 23

Este whisky de 23 años es uno de los más añejos de la Familia Hanyu, con un nivel de alcohol del 58% que, aun así, lo mantiene bastante accesible al paladar. Tiene una presencia inminente de jerez y, al final, deja un sabor prolongado a frutas naturales. Otro hijo de Ichiro’s Malt, añejado en antiguas barricas de jerez que le dejan un color dorado brillante y que minimizan el sabor intenso de alcohol que tendría de otra manera.

HanyuYoichi 20

Madurado en la destilería de la cual recibe su nombre, este single malt se caracteriza por un distinguido sabor obtenido de las barricas de roble blanco en las que reposa, mismo que se complementa con un cuerpo intenso y un sabor prolongado. Debido a las peculiares características de este whisky, su producción es muy limitada. Cuenta con un 52% de alcohol.

Yoichi*

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

 

Siguientes artículos

Los museos de automóviles más impresionantes
Por

En el mundo existen todo tipo de museos, de arte moderno, históricos, de bellas artes, antropológicos, científicos, y la...