Estos son los bares imperdibles para los fanáticos del Polo que visitan la ciudad de Nueva York.

Por Steve Forbes

Cultura comestible cortesía de nuestros expertos en la materia y colegas Richard Nalley, Monie Begley y Randall Lane, así como de los hermanos Bob, Kip y Tim. Restaurantes: Ve, considera, visita.

640x0

The Polo Bar

1 East 55th St. (Tel .: 212-207-8562)

Aquí se trata más de la experiencia que de la comida. Cada centímetro del interior refleja bellamente la mirada de Ralph Lauren. El menú promete clásicos pero a menudo entrega versiones menos que afortunadas: El pastel de cangrejo es delgado, el tartare de atún muestra poca imaginación, la chuleta es excesivamente engrasado. No obstante, la hamburguesa regordeta, el sándwich de carne en conserva y el brownie à la mode son los ganadores definitivos.

 

King Bee

424 East 9th St. (Tel .: 646-755-8088)

Este lugar acadio honra las raíces canadienses de los Cajuns, pero muchos platos carecen de la chispa de sabor que floreció tan bien en el pantano. Su poutine embute cordero en un sosa bola de masa gigante; la langosta confitada con cerdo salado carece de armonía, sus partes son mayores que el todo. Pero el chicharrón de cerdo frito con cacahuate y caramelo que ofrecen como botana en el bar merece ser replicado en todas partes.

 

Il Mulino Prime

331 West Broadway (Tel .: 212-226-0004)

A pesar de que sirve comida deliciosa, este descendiente de Il Mulino no iguala el estrellato de su progenitor. Su rígido interior blanco con cabezas de animales pintadas luce más vanguardista que su cocina. Las entradas son caras y su langosta con mac & cheeses es su única ganga. Para los postres, la tarta de queso, el limoncello y el pastel de chocolate están inspirados.

 

Siguientes artículos

Le Guanahani, suntuosidad boutique
Por

Desde la experiencia única de pescar la cena junto a un lugareño a visitar el centro de St. Barth para una noche colorid...