La Ciudad de México está atravesando una temporada de cambios, de readaptación y superación de ese miedo que sigue invadiendo a la sociedad a consecuencia de los sismos. La ayuda no puede parar y hay muchas partes de la ciudad que siguen necesitándola, entre ellas, los restaurantes. 

Los restaurantes de la CDMX, en especial aquellos que se encuentran en las zonas afectadas por el sismo, han disminuido en ventas hasta un 80%. Esta industria es una parte muy importante de la economía del país y para lograr salir adelante es necesario reactivar el consumo en los mismos. En una entrevista en exclusiva con el Chef Pepe Salinas, Chef Ejecutivo del restaurante Balcón del Zócalo, nos platica cómo a pesar de que El Centro de la CDMX no sufrió daños a consecuencia del sismo, los negocios de la zona se han visto afectados enormemente a consecuencia del mismo.

En un principio nos comenta qué fue para ellos vivieron el temblor en El Centro Histórico y cómo la sensación fue algo terrible, debido a la fama de peligro que tiene la zona. “En esta ocasión, por suerte para nosotros no fue tan fuerte, los daños fueron los menos y no hubo edificios afectados y pensamos que las cosas, aparentemente, podían regresar a la normalidad. Después nos dimos cuenta que todo fue más complicado de lo que pensábamos. Hoy lo que sentimos es que toda la ciudad está detenida en el tema del turismo y la gastronomía, esto se debe obviamente a que la gente tiene temor de gastar, tiene temor de salir y pues en El Centro Histórico, con la fama que le persigue, con más razón. Tenemos amigos en la Condesa y en la Roma que están viviendo la misma situación, pero más grave, que realmente cerraron. Nosotros seguimos abiertos, pero el consumo ha bajado muchísimo, hemos vendido una cuarta parte de lo que estábamos acostumbrados”, comenta el Chef.

Foto por: Camila Medina

En el camino hacia el Zócalo se puede apreciar como un sábado la zona se encuentra prácticamente vacía y el tráfico es casi nulo. Al comentárselo al Chef Pepe, éste agregó: “Un ejemplo: nuestros meseros que llegan muy temprano o se van muy tarde, se transportan en taxi y nos dicen que los taxistas no quieren entrar porque piensan que El Centro está destruido, y si no hubo información de que estuviera dañado es por que no se dañó. A pesar de ello, la sensación general de la población es que El Centro seguramente está muy mal, entonces han disminuido las ventas, las calles están vacías y los restaurantes también. Nosotros como hotel tuvimos dos semanas de muchas pérdidas porque las reservaciones se cancelaron, la gente no querían viajar a México. De una manera tenemos que ser solidarios y comprender el temor, entonces económicamente devolvimos esas reservaciones entendiendo que el turista no quiere venir en esta época. Disminuyó también la venta interna y ha sido un proceso de ir avanzando el día a día y pensar que de boca en boca la gente se irá dando cuenta que El Centro no tuvo daños graves”.

PUBLICIDAD

A pesar de que hay pérdidas en esta zona de la ciudad, la industria restaurantera en otras zonas está aún más afectada, por ello El Balcón del Zócalo ha decidido apoyar a los restaurantes dañados en las Colonias Roma y Condesa a través de un programa de colaboraciones. ” Somos un grupo que hemos primero apoyado desde adentro y ahora estamos pensando en hacer proyectos con los restaurantes de la Condesa y la Roma que no tienen la infraestructura para dar servicios. Haremos un evento para que ellos puedan salir adelante, que consiste en invitar a chefs y hacer una cena pop up con la idea de que lo que tengamos de venta sea un servicio de dos unidades, los chefs que vengan y nosotros, de manera que las ganancias se repartan”, nos comenta Pepe.

Foto por: Camila Medina

También comentamos durante la entrevista cómo ellos tienen la suerte de ser un lugar conocido y, gracias a su ubicación, muy popular entre los turistas, por lo que a pesar de que se encuentran preparando sólo un cuarto de lo que solían vender, no han sido los más afectados por la baja en el consumo. “En la zona, los más afectados son los que no están en primer cuadro, la gente no está planeando ir a comer a algún lado y los restaurantes económicos son los más afectados, ya que dependen del flujo de personas. Por eso los restaurantes de paso también han visto muy poca venta y de ahí los proveedores también lo han resentido, empezando con los que venden tortillas, que ahora les compran la cuarta parte de lo que anteriormente vendían”, comparte el Chef.

La gastronomía es un sector muy importante en la economía del país, según la Secretaría de Turismo, en México hay más de medio millón de restaurantes registrados. Esto destaca la cantidad de empleos que se generan gracias a el sector gastronómico y la cantidad de personas que dependen del mismo.

La Ciudad de México y muchos otros estados afectados por el sismo están pasando momentos difíciles en los cuales el miedo es un factor común, por lo mismo, la gente debe unirse y apoyar a los restaurantes de las zonas y de esta forma impulsar su economía para que la economía general no empiece a ver un declive.

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

 

Siguientes artículos

Kiehl’s en operación para reconstruir hogares en México
Por

Kiehl’s une fuerzas con Operación Bendición para construir un nuevo hogar para las familias afectadas por los sismos, la...