Hablar de Paul Newman es hablar de uno de los actores más icónicos de Hollywood, con sus ojos azules por bandera conquistó a la meca del cine y dejó grandes películas para el recuerdo como “El Zurdo”, “El Buscavidas”, “Winning” o “La leyenda del indomable”, donde se gana el respeto del penal al comerse cincuenta huevos crudos.

Uno de los artículos que utilizó en la película “Winning” (1969), en la que interpreta a Frank Capua -un piloto obsesionado con ganar las 500 millas de Indianápolis-, es un Rolex Daytona, el cual salió a subasta después de que muchos dieran por perdido este reloj que tiene toda una historia detrás.

Durante el rodaje de esta película, su esposa Joanne Woodward le regaló a Newman dicho reloj, con la intención de que fuera un regalo especial, ya que en sus inicios no tenía una producción muy grande y era difícil hacerse con uno de ellos. Los originales tienen un número de serie de cuatro cifras, el regalado por Woodward al actor de los ojos azules lleva los dígitos 6230.

Otra de las razones por las que su mujer decidió hacerle este regalo al actor fue mostrarle su preocupación por la afición a la velocidad y al automovilismo que Newman comenzó a adquirir cuando rodaba la película. En la parte de atrás del reloj, Joanne le grabó un mensaje muy especial: “Drive carefully me”.

PUBLICIDAD

Grabado ‘Drive Carefully Me’ (Foto: cortesía de Phillips.)

El actor se aficionó a la velocidad y llegó a participar por primera vez como profesional en 1972, en Thompson, Connecticut. Ya en 1979 participó en “Las 24 horas de Le Mans” con un Porsche 935, junto al alemán Rolf Stommelen. También participó entre 1970 y 1990 como miembro del equipo Bob Sharp Racing, sobre todo en Fórmula Nissan.

Lee también: Guía de relojes 2017: los mejores cronógrafos, para bucear, de coctel y más

En ese periodo siempre estuvo acompañado por su Rolex Daytona, al que llegó a tener un cariño inmenso. Cuentan que era tal su orgullo que apostaba con sus compañeros de carreras que su Daytona era más preciso que los suyos. Éste le servía para ir tomando los parciales cuando estaba en el auto de carreras.

Parecía que el vínculo entre el actor y su Rolex era irrompible, pero en 1984 comenzaron las especulaciones sobre si Newman había perdido a su inseparable amigo o si se lo habían robado, luego de que el actor apareció con un reloj similar, pero más moderno.

Años más tarde, el que fuera yerno del actor, James Cox, desveló el misterio. Dijo que él tenía la tan preciada pieza que el actor le dio como regalo y lo ha conservado hasta la actualidad.

El legendario reloj será subastado el próximo 26 de octubre por la casa Phillips, en asociación con Bacs & Russo, y formará parte de la colección WINNING ICONS – Legendary Watches of the 20th Century.

Lo recaudado por la subasta de esta pieza -un imprescindible para cualquier colección de los amantes de velocidad o el cine- irá destinado a causas benéficas.

El evento se llevará a cabo en la sede de Phillips en Nueva York, ubicada en Park Avenue 450, Nueva York.

Rolex Daytona propiedad Paul Newman ( Foto: cortesía de Phillips.)

Lee también: Rolex, la empresa con mejor reputación del mundo

 

Siguientes artículos

Historia de mujeres, el documental que habla sobre el cáncer de mama alrededor del mundo
Por

Octubre es el mes del cáncer de mama alrededor del mundo y, año con año, cientos de personas, empresas y marcas se unen...