El deseo de vivir experiencias extremas al aire libre y tomar riesgos que llenen de adrenalina los momentos es el concepto detrás de la colección Fastrider de Tudor.

 La serie se basa en la colaboración que nació en 2011 y que en 2013 lanzó un modelo en cerámica negra que se inspiraba en la emoción de dominar una motocicleta. Ante el éxito obtenido fue que se desvela esta triada de relojes presentando tres tonalidades rojo, verde olivo y amarillo.

42010N TUDOR FASTRIDER CHRONOGRAPHS

Fastrider surge de la alianza con el fabricante de motos italiano Ducati, en particular en relación a la Scrambler, uno de sus modelos más emblemáticos. El cronógrafo automático con una reserva de marcha de 46 horas combina de esta forma la esencia de ambas marcas.

Cada uno de los tres relojes representa una versión distinta de la Scrambler. El amarillo hace referencia al color original de la motocicleta, el verde busca reflejar su carácter urbano, mientras que el rojo tiene un diseño retro que habla de aquella época de oro del motociclismo. La caja de cada uno de ellos es de acero satinado que contrasta con los acabados en negro mate en el bisel (cerámico), los pulsadores y la corona.

42010N TUDOR FASTRIDER CHRONOGRAPH GREEN PACKSHOT

Prolongando la sinergia de ambos mundos, se presentan dos opciones de brazalete para el guardatiempos. Uno de ellos busca representar los asientos de cuero de la moto, dándole así un toque más sport a esta nueva línea, mientras que el otro es una correa de caucho negro mate.

 

Siguientes artículos

Una cata rosa para prevenir el cáncer de mama
Por

Durante octubre, Estudio Millesime by American Express se une a la campaña de concientización y lucha contra el cáncer d...